Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Daniel Tognetti

ESPECTÁCULO

La Selección Argentina no visitará la Casa Rosada: Daniel Tognetti develo interna entre el Chiqui Tapia y Alberto Fernández

Según Tognetti, las diferencias son entre los dirigentes y no de parte de los jugadores del plantel campeón del mundo.

Daniel Tognetti, animador y exconductor de Duro de Domar, cree que la Selección Argentina no va a visitar a Alberto Fernández en la Casa Rosada, porque hay una disputa entre el mandatario argentino y el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio Chiqui Tapia. Por otro lado, Tognetti festejó el rendimiento de Lionel Messi en el Mundial y criticó a Javier Mascherano por haber influido en el rosarino de manera negativa en otros tiempos.

«Alberto tiene una mala relación con el Chiqui Tapia, porque en el inicio de su mandato se lo quiso cargar al Chiqui Tapia, que llegó a la AFA por un acuerdo entre Mauricio Macri y Hugo Moyano en la época que comían milanesas con puré todos los martes. Macri intervenía mucho en el fútbol y hoy quiere ser presidente de la FIFA», comentó Tognetti en la radio AM 530.

«Pablo Moyano está muy distanciado de Chiqui Tapia. La de poner y bancar a Lionel Scaloni es toda de Tapia que estuvo en contra de todo el consenso… no había ninguna persona que desde inicio dijera: che, qué bueno que lo pusieron a Scaloni. Eso demuestra cómo hay que tomar decisiones y sostenerlas», indicó el exmovilero de CQC mientras hacía una breve reseña del Mundial.

«Inicialmente cuando lo nombraron a Scaloni no era algo que yo como hincha de fútbol aprobaba porque uno pensaba que no era un técnico con antecedentes. Pero, empezó hacer el recambio y puso a jugadores de buen pie y me sorprendió cuando llamó a Leandro Paredes y Giovani Lo Celso. Argentina tiene uno de los mejores mediocampistas del mundo como Rodrigo de Paul y Enzo Fernández», argumentó el exconductor de Punto Doc.

«A mí como reflexión me quedan dos: una es cómo Messi se transformó de ser un cabecilla a un líder. Antes era un Messi cooptado por su generación como Javier Mascherano, que a mi modo de ver, fue bastante pernicioso en su proceso con ese estilo macrista, meritocrático… le faltaba un poco de alegría. Ahora, Messi aceptó que manden a Paredes, que es amigo de él, al banco y pongan a Enzo Fernández que no lo conocían. La reflexión que yo me hago es: cuántos Scaloni hay que no son detectados por el sistema. Había gente que quería que le vaya mal a la Selección Argentina para que después se hicieran supuestamente las cosas bien», concluyó.