Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Afganistán

MUNDO

Los talibanes prohíben a las mujeres que asistan a las universidades

«Se recomienda que implementen la orden de suspender la educación de las mujeres hasta nuevo aviso», informó el Ministerio de Enseñanza Superior.

El gobierno talibán de Afganistán prohibió el martes el acceso de las mujeres a la educación universitaria por una duración indeterminada, un nuevo golpe a su derecho a la educación y la libertad. «Se recomienda que implementen la orden de suspender la educación de las mujeres hasta nuevo aviso», informó el ministro de Enseñanza Superior, Neda Mohammad Nadeem.

La prohibición de acceder a la educación superior llega menos de tres meses después de que miles de mujeres se presentaran a los exámenes de acceso a la universidad en todo el país. «No solo yo, todas mis amigas se han quedado mudas. No tenemos palabras para explicar lo que sentimos (…) Nos han quitado la esperanza. Han enterrado nuestros sueños», expresó Madina, una estudiante de periodismo de 18 años, replicó Télam.

«Justo cuando esperábamos avanzar, nos sacan de la sociedad», abundó Rhea, estudiante de medicina en Kabul, de 26 años. Desde el año pasado, las universidades se han visto obligadas a aplicar nuevas normas, incluida la segregación por sexo en las aulas. Las estudiantes, además, ya solo podían tener como profesores a mujeres u hombres mayores.

Por ende, a la mayoría de las adolescentes de todo el país se les ha prohibido el acceso a la educación secundaria, lo que ha limitado seriamente sus posibilidades de acceder a la universidad. A su vuelta al poder en agosto de 2021, el grupo fundamentalista prometió mostrarse más flexible, pero este año ha evidenciado que prevalece la interpretación ultrarrigorista del islam de su primera etapa.

«Los talibanes no pueden esperar ser un miembro legítimo de la comunidad internacional si no respetan plenamente los derechos de todos en Afganistán. Esta decisión tendrá consecuencias para los talibanes», declaró el secretario estadounidense de Estado, Antony Blinken.