Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Afganistán

MUNDO

Los talibanes prohíben que las mujeres trabajen: ONGs cierran sus oficinas

El sábado se ordenó a todas las organizaciones no gubernamentales, locales y extranjeras, que no permitan trabajar al personal femenino hasta nuevo aviso.

Cuatro agencias internacionales de ayuda, entre ellas Save the Children, declararon el domingo que suspenderán sus programas humanitarios en Afganistán en respuesta a la orden del Gobierno dirigido por los talibanes de impedir trabajar a las mujeres.

El Gobierno ordenó el sábado a todas las organizaciones no gubernamentales (ONG) locales y extranjeras que no permitan trabajar al personal femenino hasta nuevo aviso. Afirmó que la medida, condenada en todo el mundo, estaba justificada porque algunas mujeres no se habían adherido al código islámico de vestimenta femenina.

Tres ONG -Save the Children, Norwegian Refugee Council y CARE International– declararon en un comunicado conjunto que suspenderán sus programas a la espera de que se aclare la orden del Gobierno. «No podemos llegar con eficacia a los niños, mujeres y hombres que se encuentran en una situación desesperada en Afganistán sin nuestro personal femenino», afirma el comunicado.

Además, añaden que, sin el impulso de las mujeres, no habrían llegado a millones de afganos necesitados desde agosto del año pasado. Por su parte, el Comité Internacional de Rescate (IRC) confirmó que también suspenderá sus servicios en el país por motivos similares. El IRC afirmó que emplea a más de 8.000 personas en Afganistán, de las cuales más de 3.000 son mujeres, informó Reuters.

La suspensión de algunos programas de ayuda a los que acceden millones de afganos se produce en un momento en el que más de la mitad de la población depende de la ayuda humanitaria, según las agencias de ayuda, y durante la estación más fría de la montañosa nación.

La respuesta de los talibanes

Un portavoz del Gobierno talibán, Zabihullah Mujahid, respondió a las críticas afirmando que «todas las instituciones que quieran operar en Afganistán están obligadas a cumplir las normas del país». «No permitimos que nadie diga tonterías o amenace por las decisiones de nuestros líderes bajo el título de ayuda humanitaria», expresó Mujahid.