Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Once

SOCIEDAD

Manteros de Once en guerra: vecina desparramó la mercadería de las veredas a modo de protesta

El conflicto no es solo entre los comerciantes y los manteros de Once, ahora se sumaron los vecinos.

Los manteros de Once siguen vendiendo en las calles, a pesar de la tensión que generan los vecinos del barrio, quienes piden a gritos que se liberen las veredas para poder circular libremente. Ayer una señora de la zona se cruzó con uno de los trabajadores de la calle y revoleó por los aires las remeras y pantalones que estaban a la venta. El microcentro de la Ciudad de Buenos Aires en guerra.

«Hay un corte en Perón 2759 de un grupo de vecinos que está reclamando la recuperación del espacio público y sobre todo las veredas porque saben que la zona de Once al igual que la zona de Avellaneda es extremadamente comercial y más en las Fiestas», expresó el movilero de La Nación+ mientras mostraba las imágenes del barrio.

«Ayer se originó el conflicto entre una vecina conocida como Liliana que no pudo salir de su edificio de Once y tuvo un encontronazo con algunos manteros quitándole algunas prendas y objetos de trabajo. Esto provocó que hoy a la mañana siguiera alguna situación de tensión porque el video se viralizó. La propia Liliana hoy se encuentra declarando en la Comisaría del barrio de Once», explicó el comunicador.

Luego, una de las vecinas que encabezaban la marcha antimanteros respondió las consultas del periodista y dijo: «No podemos circular en la vereda, la gente es víctima de las mafias manteras, pero nosotros los vecinos no podemos transitar ni circular… hay abuelos que no salen, estamos presos en nuestros departamentos. Nadie hace nada».

«Es un desastre y una mugre. Hacen sus necesidades en las puertas de la casa. Los que tienen la culpa son los que los hacen trabajar de esta manera a los manteros. Liliana quedó toda golpeada, le arrancaron la ropa y le hicieron de todo», comentó otra mujer desesperada por la falta de control en una zona que de a momentos parece un infierno.