Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Pedro Castillo

MUNDO

Pedro Castillo está detenido en el mismo lugar que Alberto Fujimori

El exmandatario peruano es el único reo con condena en una prisión de la base policial construida para la seguridad de Fujimori.

El expresidente de Perú, Pedro Castillo, estaba recluido este jueves en una cárcel especial de una sede policial de Lima, donde permanece preso el exmandatario Alberto Fujimori, informó a Reuters una fuente judicial, un día después de que fuera destituido de su cargo en un dramático juicio político.

Las autoridades decidieron trasladar a Castillo por temas de seguridad a la sede de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), donde en un ambiente acondicionado Fujimori cumple una condena de 25 años por abusos a los derechos humanos y corrupción, explicó la fuente con conocimiento directo del tema.

Imágenes de televisión mostraron cuando Castillo, de 53 años, llegaba la noche del miércoles en un helicóptero con sus dos manos juntas bajo un manto oscuro —aparentemente con esposas— a la base policial, ubicado en el distrito de Ate, en el este de Lima, en medio de extremas medidas de seguridad.

Tras la destitución de Castillo, la fiscalía peruana informó que se detuvo al exmandatario izquierdista para iniciar las diligencias preliminares por el presunto «delito de rebelión», al quebrantar el orden constitucional del país, además por el presunto delito de «conspiración» contra el Estado, informó Reuters.

Fujimori, de 84 años, es el único reo con condena en una prisión de la base policial construida para la seguridad del exmandatario antes de su extradición desde Chile en el 2007 y previo a su juicio. El exmandatario gobernó el país con mano dura entre 1990 y el 2000. Disolvió el Congreso e intervino el Poder Judicial en 1992, medida que contó con el apoyo de las Fuerzas Armadas y la policía.

Pedido de asilo a México

Castillo se contactó con la oficina de la presidencia mexicana para avisar que se dirigía a la embajada de ese país en Lima a pedir asilo, informó el mandatario Andrés Manuel López Obrador. Tras el contacto, el gobernante mexicano solicitó que le abrieran las puertas de la legación diplomática a Castillo.

«Pero al poco tiempo tomaron la embajada con policías, y también con ciudadanos, rodearon la embajada y él ya ni siquiera pudo salir, lo detuvieron de inmediato», relató López Obrador este jueves en su tradicional conferencia diaria. El mandatario mexicano nunca ocultó su simpatía por Castillo y lamentó que haya sido destituido.

México tiene una larga tradición de otorgar asilo a diversos políticos y personalidades. Entre los más conocidos, el expresidente boliviano Evo Morales, el revolucionario ruso León Trotski y el cineasta español Luis Buñuel, entre muchos otros.