Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Ucrania

MUNDO

Presidente ucraniano visita la primera línea de combate

La batalla por la ciudad de Bakhmut ha sido larga y dura, desde que comenzó la invasión rusa el pasado 24 de febrero.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, visitó este martes a las tropas en la ciudad de Bakhmut, en primera línea, y les agradeció su «coraje, resiliencia y fuerza» en uno de los principales puntos críticos de la guerra con Rusia. El mandatario entregó medallas a los soldados entre fuertes aplausos de otros que luchan contra las fuerzas rusas en el este del país.

«Fortaleza de Bakhmut. Nuestra gente. No conquistada por el enemigo. Quienes con su valentía demuestran que aguantaremos y no renunciaremos a lo que es nuestro», expresó Zelenskiy. «Ucrania está orgullosa de ustedes. ¡Yo estoy orgullosa de ustedes! Gracias por el coraje, la resistencia y la fuerza que mostraron al repeler los ataques enemigos», agregó.

La batalla por Bakhmut ha sido larga y dura. El control de la ciudad, con una población antes de la guerra entre 70.000 y 80.000 habitantes, podría dar a Moscú un trampolín para avanzar en las ciudades ucranianas más grandes, pero las fuerzas ucranianas se han aferrado a Bakhmut.

«Desde mayo, los ocupantes han estado tratando de romper nuestro Bakhmut, pero el tiempo pasa y Bakhmut está rompiendo no solo al ejército ruso, sino también a los mercenarios rusos que vinieron a reemplazar el ejército desperdiciado de los ocupantes», afirmó el mandatario, replicó Reuters.

Aunque Zelensky visita con regularidad zonas situadas en la línea del frente, su visita a Bakhmut, en el Donbás, parece el más arriesgado de todos los viajes que ha hecho. «Zelensky en Bakhmut. El presidente más valiente de la nación», expresó el viceprimer ministro, Mijailo Fedorov.

Este mes, el presidente ucraniano había dicho que los esfuerzos rusos por conquistar esta ciudad la habían reducido a ruinas. «Los ocupantes han destruido Bakhmut, otra ciudad del Donbás que el ejército ruso convirtió en ruinas calcinadas», afirmó.