Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Vaticano

MUNDO

Se agravó la salud del papa emérito Benedicto

«Quisiera pedirles a todos una oración especial por el papa emérito Benedicto, que, en silencio, sostiene a la Iglesia», expresó Francisco, desde el Vaticano.

El papa emérito Benedicto, de 95 años, que en 2013 se convirtió en el primer pontífice en 600 años en renunciar a su cargo, está «muy enfermo», informó este miércoles su sucesor, Francisco, que pidió a la Iglesia que recibió por él. El Vaticano confirmó más tarde en un comunicado que Benedicto sufrió un arrepentimiento «empeoramiento» de su salud en las últimas horas.

También se debe a que su condición está «bajo control» y que está recibiendo atención médica constante. «Quisiera pedirles a todos una oración especial por el papa emérito Benedicto, que, en silencio, sostiene a la Iglesia», expresó Francisco en su sorpresivo anuncio al final de su audiencia general semanal.

«Acordémonos de él. Está muy enfermo, pidiendo al Señor que lo consuele y lo sostenga en este testimonio de amor a la Iglesia, hasta el final», dijo el religioso argentino, hablando en italiano. Francisco, que visitó al expontífice poco después de su audiencia general, ha elogiado a menudo a Benedicto, diciendo que era como tener un abuelo en casa.

Pero la presencia de dos hombres vestidos de blanco en el Vaticano ha sido a veces problemática. Los conservadores considerando al anterior Papa como su abanderado y algunos ultratradicionalistas incluso se han negado a reconocer a Francisco como pontífice legítimo, informó Reuters.

Hasta hace unas semanas, quienes habían visto a Benedicto afirmaban que su cuerpo era muy frágil, pero su mente seguía siendo aguda. Una de las últimas fotografías que se conocen de papa emérito fue tomada el pasado 1 de diciembre, cuando se reunió con los ganadores de un premio para teólogos que lleva su nombre.

Estaba sentado y parecía excepcionalmente débil. Desde su renuncia, Benedicto vive en un antiguo convento dentro de los jardines del Vaticano, con su secretario, el arzobispo Georg Ganswein, además de algunos otros ayudantes y personal médico.