Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Sergio Massa

ECONOMÍA

Sergio Massa anunció un alivio fiscal en el impuesto a las ganancias

El ministro de Economía Sergio Massa anunció la actualización del piso del impuesto para el 1 de enero, que beneficiará a más de 300.000 personas.

El ministro de Economía Sergio Massa anunció el jueves que el Gobierno nacional aliviará en enero el Impuesto a las Ganancias que cobra a los trabajadores. En medio de reclamos sindicales por una tasa que corta los salarios medios y altos, el alivio fiscal llegará el año que viene para 312.864 trabajadores, quienes se verán excentos del tributo.

«Con gran esfuerzo del Estado, pero convencidos de que el salario no es ganancia, sino remuneración, el 1° de enero se actualizará nuevamente el piso a partir del cual se paga el Impuesto a las Ganancias, llevando #AlivioFiscal a más de 300.000 trabajadores que dejarán de pagarlo», anunció en su cuenta de Twitter. Sin embargo, Sergio Massa no especificó el costo fiscal de la medida.

«De esta forma serán menos de 600.000 asalariados en todo el país los que pagarán el impuesto a partir de estas actualizaciones», detalló. De esta forma, el titular del Palacio de Hacienda aseguró que se está «cumpliendo con nuestro compromiso de que del total de los trabajadores y trabajadoras, menos del 10% sean los que tributen el Impuesto a las Ganancias».

El tope que fijó Sergio Massa

«Con este #AlivioFiscal en el 2023 ningún trabajador que cobre menos de 404.062 pesos lo pagará, sosteniendo también la progresividad en la entrada para evitar los saltos en las escalas del impuesto», agregó. El ministro dijo que también se actualizarán las deducciones personales y los tramos de la escala del impuesto. Se trata de otra medida para generar alivio fiscal a los asalariados de mayores ingresos.

El anuncio seguramente será bienvenido en momentos en que la previsión de inflación para 2022 ronda el 100%. La elevada inflación y los desajustes en la economía generan malestar en los trabajadores por el deterioro de los ingresos y empujaron a la pobreza a cerca del 40% de la población. Esto se vio reflejado en las crecientes manifestaciones de protesta en las calles, incluso de organizaciones aliadas al oficialismo.