Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Inflación

ECONOMÍA

Un 2023 difícil para Argentina: pronostican caída del consumo y más inflación

La desaceleración que se observó en Argentina en el cierre de 2022 tendrá impacto en el próximo año.

La economía sufrirá una marcada caída en su ritmo de crecimiento a partir de una inflación elevada que afectará los niveles de consumo. Al mismo tiempo, 2023 será difícil para Argentina, ya que se profundizarán las restricciones a las importaciones por la escasez de divisas. De esta forma, pese a los esfuerzos del Gobierno por controlar la crisis económica, el panorama podría ser parecido al de este año.

Así es el escenario que pronosticó la consultora ABECEB, acorde precisó NA. Además, indicó que 2022 cerrará con una expansión de la actividad de 5,5% pero con una desaceleración en la última parte. El informe señaló que para el año próximo prevé un crecimiento de 1%, con un consumo que apenas mejorará 1,7%, y una inflación elevada entorno al 88,5%.

“La política de cuidar las escasas reservas seguirá siendo una de las principales preocupaciones del gobierno”, indicó ABECEB. En esa línea marcó tres ejes: a) devaluar al ritmo de la inflación, b) tasas reales más altas y c) minuciosa política de administración de las cantidades de dólares e incentivos puntuales al ingreso de divisas.

El trabajo sostuvo que “a nivel sectorial, el panorama es cada vez más heterogéneo pero la macro los condiciona a todos”. Por otra parte, ABECEB afirmó que “el denominador común es que, hasta los que fueron motores del crecimiento durante este año, perderán combustible en 2023”. Atribuyó este panorama a “la sequía, las fuertes restricciones a las importaciones, la desaceleración del crecimiento, la reducción de ingresos y, por ende, del consumo”.

No todo es malo en Argentina

Existen nichos que puede ofrecer ciertas oportunidades. Citó, como ejemplo, “la escasez de insumos importados puede generar incentivos –probablemente transitorios–. Esto puede partir para actividades de sustitución de importaciones como en el caso de la industria automotriz, turismo, textil y confecciones, metalmecánica y maquinaria agrícola que ocuparon posiciones con la industria nacional por el cepo importador”.

A su vez consideró que “es posible que el ahorro busque nuevas alternativas para conservar valor ante la alta inflación y se refugie en el sector  inmobiliario, la construcción y/o la compra de bienes de semi durables; el turismo y el consumo (HORECA, hoteles, restaurantes) puede salir favorecido por mayor turismo local ante aumentos en los costos de salida”.

Por otra parte, evaluó que “la nueva situación global revaloriza el rol de países con ventajas comparativas en energía y alimentos. Está en marcha una relocalización de cadenas de valor que otorga mayor peso a los criterios geopolíticos”. Entre los sectores que lideraron la economía en 2022 destacó la performance de la producción automotriz (24,8%), las exportaciones mineras (18%), la producción de agroquímicos (13,8%), exportaciones agrícolas (13%), la producción de aparatos de uso doméstico (12,5%) y petróleo (11,5%).