Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Estados Unidos

MUNDO

Una gran ventisca paraliza el estado de Nueva York

La letal ventisca tomó forma a última hora del viernes y azotó el oeste de Nueva York durante todo el fin de semana festivo de Navidad.

Los equipos de rutas y servicios públicos se enfrentaban este lunes a la tarea de restablecer la normalidad en los alrededores de Búfalo, Nueva York, donde una ventisca considerada la peor en 45 años sepultó máquinas quitanieves, dejó a los automovilistas varados en sus autos y más de 30 muertos en Estados Unidos.

La letal ventisca tomó forma a última hora del viernes y azotó el oeste de Nueva York durante todo el fin de semana festivo de Navidad, culminando un frente de heladas árticas y tormentas invernales que se extendió durante días por la mayor parte de Estados Unidos, hasta el sur de la frontera con México.

Al menos 30 personas han muerto en incidentes relacionados con las condiciones meteorológicas en Estados Unidos desde finales de la semana pasada. La región de Búfalo, situada a orillas del lago Erie, cerca de la frontera canadiense, fue una de las más afectadas.

El entumecedor frío, unido a los vientos huracanados y la nieve de un intenso «efecto lago» —resultado de la humedad recogida por el aire gélido que se desplaza sobre las aguas más cálidas del lago— produjo una tormenta que, según la gobernadora Kathy Hochul, pasaría a la historia como «la ventisca del 22», informó Reuters.

El número oficial de víctimas mortales de la tormenta en Búfalo ascendía a 13 el domingo. Se espera que aumente a medida que se examinen y confirmen más cadáveres encontrados en ventisqueros o vehículos enterrados bajo la nieve como víctimas mortales relacionadas con las condiciones meteorológicas.

La gobernadora calificó el desastre meteorológico de «único en la vida». También aseguró que es la tormenta invernal más violenta que ha azotado Búfalo —la segunda ciudad más grande del estado de Nueva York— desde la terrible tormenta de nieve de 1977, en la que murieron casi 30 personas.