Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Fernando Baez Sosa

SOCIEDAD

Así festejaron los rugbiers el crimen a Fernando Báez Sosa: comieron hamburguesas, reían y decían «le llené toda la jeta de sangre»

Andrea Ranno, empleada en un hotel, vio a los rugbiers festejar tras el crimen de Fernando Báez Sosa.

La primera semana del juicio oral por el crimen de Fernando Báez Sosa concluyó. A lo largo de estas cinco audiencias, diferentes testigos, familiares y amigos de la víctima pasaron por el tribunal de Dolores, donde frente a los ocho rugbiers imputados declararon acerca del suceso del 18 de enero del 2020 ocurrido en Villa Gesell.

No solo se está analizando la agresión en sí misma, sino lo que fueron los minutos posteriores para los agresores. En principio, se registró por las cámaras de seguridad que se fueron a comer una hamburguesa a un local de comidas rápidas mientras se limpiaban la sangre. Algunos se cambiaron de ropa, mientras que otro se chupó la sangre para borrar evidencias.

Camino al establecimiento, la recepcionista de un hotel los escuchó celebrar la brutal golpiza a Fernando Báez Sosa a la salida de Le Brique. «Le rompí toda la jeta, le llené la jeta de sangre«, escuchó Andrea Ranno, quien trabajó en el hotel «Inti Huasi» a metros del boliche. Además, aseguró que los vio «riendo y festejando entre todos» el crimen que acababan de cometer.

«Todos se sentían partícipes del festejo. Estaban muy exaltados, muy contentos, contentísimos, y felices«, agregó. Este testimonio es muy valioso para la Justicia porque podría probar, de constatarse su veracidad, que se trató de un ataque en banda, lo que derivaría en que todos tengan la misma pena por la agresión que realizaron.

Otra vez Thomsen

Por otro lado, señaló que Máximo Thomsen, quien le dio una patada en el pecho a Fernando Báez Sosa, estaba «muy nervioso». No lo nombró, aunque lo reconoció por videos, según consignó Télam. «Tenía una camisa negra rota, el cabello revuelto. Caminaba adelante y de manera desaforada, firmemente, con la cabeza baja, como ciego. Estaba sacado ese pibe«, detalló.