Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Suiza

MUNDO

Comienza el Foro Económico Mundial: recesión mundial y Ucrania como temas centrales

En Suiza, economistas, jefe de los sectores público y privado, se reúnen a poco de cumplirse once meses en Europa del Este.

Dos tercios de los economistas, jefe de los sectores público y privado, encuestados por el Foro Económico Mundial (FEM) prevén una recesión mundial en 2023, expresó este lunes el organizador en Davos, mientras los líderes empresariales y gubernamentales se reúnen en su encuentro anual en Suiza.

Un 18% considera «extremadamente probable» una recesión mundial, más del doble que en la anterior encuesta realizada en septiembre de 2022. Solo un tercio de los encuestados la veían improbable este año. «El actual entorno de alta inflación, bajo crecimiento, alto endeudamiento y gran fragmentación reduce los incentivos para las inversiones necesarias para volver a crecer y elevar los niveles de vida de los más vulnerables del mundo», expresó la directora del FEM, Saadia Zahidi.

La encuesta de la organización se basó en 22 respuestas de un grupo de economistas de alto nivel procedentes de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), bancos de inversión, multinacionales y grupos de reaseguros.

La encuesta llega después de que el Banco Mundial recortara la semana pasada sus previsiones de crecimiento para 2023 a niveles cercanos a la recesión para muchos países. Esto se intensifica a medida que se intensifica la guerra de Rusia en Ucrania y los principales motores económicos del mundo tambalean, informó Reuters.

Las definiciones de lo que constituye una recesión difieren en todo el mundo, pero en general incluyen la perspectiva de economías en contracción, posiblemente con una elevada inflación en un escenario de «estanflación». En cuanto a la inflación, la encuesta del FEM muestra grandes variaciones regionales: la proporción que espera una inflación elevada en 2023 oscila entre el 5% de China y el 57% de Europa, donde el impacto de la subida de los precios de la energía del año pasado se ha extendido a la economía en general.