Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Rugbiers

SOCIEDAD

Crimen de Fernando Báez Sosa: la defensa de los rugbiers guardaría una sorpresa para antes del final del juicio

Intriga, incertidumbre, en torno a lo que pasa por la mente del abogado de los acusados por el asesinato de Fernando en Villa Gesell.

Ya transcurrieron dos semanas del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa en el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores. En este marco, la defensa de los ocho rugbiers acusados está expectante. Asimismo, nadie sabe si va a desplegar alguna estrategia con la que finalmente intente atenuar las posibles penas que reciban los agresores de la víctima, fallecida en enero de 2020 en Villa Gesell.

Ocurre que nadie conoce si el abogado Hugo Tomei jugará alguna carta. Al comienzo del juicio, la querella insistió con que irá por el pedido de prisión perpetua para los ocho. Tomei insistió, tal cual hizo durante la Investigación Penal Preparatoria (IPP), en señalar que existieron irregularidades del proceso judicial, por la forma y la calificación legal que les imputaron a los rugbiers, consignó NA.

Pero ni bien fueron planteadas esas dos nulidades el Tribunal las rechazó, pues habían sido un calco de lo que cuestionó y ha había sido desestimado. Luego de ello, Tomei no volvió a sugerir, siquiera a través de las preguntas a testigos, ir por alguna otra opción del homicidio agravado y del plan premeditado para matar que tuvieron los rugbiers según la fiscalía y querella.

Tampoco ninguno de los ocho rugbies habló para negar el hecho o que haya habido un plan para matar. Sólo Luciano Pertossi decidió el jueves intervenir para negar su presencia en un determinado momento de la pelea pero no fue más allá de eso y tampoco aclaró qué pasó esa madrugada. Aún restan testigos, aquellos solicitados por la defensa y que son familiares de los acusados. Como nada vieron porque no estuvieron en el lugar de los hechos, apenas se les va a preguntar sobre la personalidad de los imputados y qué les dijeron posterior a lo ocurrido.

La sorpresa de la defensa de los rugbiers

Sí estuvieron Javier Guarino y Juan Pablo Milanesi, dos de los rugbiers investigados al inicio del caso pero finalmente sobreseídos. Esta otra incógnita es si con su declaración pueden perjudicar a los imputados o no modificar para peor la acusación en base a las pruebas que ya se conocen.  Pero Tomei luego tendrá la posibilidad de dar su alegato. Será el último acto que tenga para desplegar una estrategia y plantear que no fue un homicidio premeditado ni cometido con alevosía, y encuadrarlo en una calificación más leve. 

Algo parece claro y es que, insistir con las nulidades como forma de derribar el proceso y que todos salgan indemnes es un riesgo muy alto que puede llevar a los ocho rugbiers directamente a la condena. Tanto el que tuvo una participación mayor como Máximo Thomsen –el más complicado por los peritajes– o una menor como Lucas Pertossi, que le pegó a los amigos de la víctima.

También corren los días y se acotan los tiempos por si alguno de los imputados decide hablar sobre lo que pasó, es decir, romper el pacto de silencio entre los acusados, como ya lo hizo –a medias– Luciano Pertossi. Luego de los alegatos sólo queda la instancia de las últimas palabras, que no es una etapa como la de la indagatoria y es más bien formal, y finalmente el veredicto. 

Tomei no adelantó nada. ¿Mantendrá firme su planteo de cuestionar el proceso e irá por todo, o tiene una carta que aún no mostró y lo hará a medida que llegue a su final el juicio? Esto último podría incluir la posibilidad de largar la defensa de algunos de los acusados que provocará una interrupción temporal en la continuidad del proceso. Lo único certero son las fechas: el 18 últimos testigos, la próxima semana los alegatos y a fin de mes el veredicto.