Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Brasil

MUNDO

El gobierno de Brasil se prepara para nuevas manifestaciones

«Tenemos medidas para este miércoles para reforzar la seguridad en todo el país desde que circularon panfletos de nuevas manifestaciones», dijo el jefe de gabinete, Rui Costa.

El gobierno de Brasil, que lleva 11 días en el poder, se prepara este miércoles para más protestas antidemocráticas de los seguidores del expresidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, que atacaron e invadieron edificios del gobierno, amenazando la estabilidad política del país.

El gobierno del mandatario izquierdista Lula da Silva reforzó las medidas de seguridad en todo el país mientras aparecían volantes en las redes sociales a favor de Bolsonaro llamando a manifestaciones masivas en ciudades brasileñas para «retomar el poder».

«Tenemos medidas para este miércoles para reforzar la seguridad en todo el país desde que circularon panfletos de nuevas manifestaciones», dijo el jefe de gabinete, Rui Costa, tras una reunión de gabinete. Ante la amenaza de nuevas protestas, el Procurador General del Gobierno solicitó al Supremo Tribunal Federal que prohíba los bloqueos de carreteras en todo Brasil y la invasión de edificios públicos.

Su oficina también pidió una prohibición temporal de las manifestaciones y multas para las empresas que financien la logística de las protestas antidemocráticas. Las autoridades han tratado de bloquear los activos de Bolsonaro y el martes se emitieron órdenes de arresto contra funcionarios responsables de la seguridad pública en Brasilia por permitir una insurrección, informó Reuters.

El domingo, miles de seguidores de Bolsonaro irrumpieron en las sedes del poder en Brasilia. También saquearon el Supremo Tribunal Federal, el Congreso y las oficinas presidenciales, en el peor asalto a la democracia desde que terminó la dictadura militar en 1985.

Las autoridades restablecieron el orden en Brasilia el lunes. Los soldados desmantelaron un campamento frente al cuartel general del ejército, donde los manifestantes habían pedido un golpe militar desde que Lula ganó las elecciones. Más de 1.000 personas fueron detenidas y estaban siendo interrogadas por la policía.