Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Gobierno porteño

POLÍTICA

El Gobierno porteño habilitó el 911 para denunciar aprietes sindicales a los comerciantes

El Gobierno porteño habilitó la línea del 911 para que comerciantes denuncien aprietes sindicales.





banner

El Gobierno porteño habilitó la línea del 911 para que comerciantes denuncien aprietes sindicales. La administración de Horacio Rodríguez Larreta diagramó una herramienta para que aquellas personas que tengan un mercado no sean amedrentadas por sindicatos u organizaciones sociales. De esta manera lo anunciaron Waldo Wolff y Felipe Miguel.

El Gobierno nacional acordó con el gremio de Camioneros una colaboración para el control de precios en las góndolas. Esto significa que los afiliados al sindicato tendrán la potestad de revisar que se cumpla con lo pactado entre las empresas alimentarias y el Poder Ejecutivo. De todos modos, la medida cuanto menos fue polémica y la oposición ardió de indignación.

El que tomó cartas en el asunto fue Horacio Rodríguez Larreta. Con su mano derecha, como lo es Felipe Miguel, se oficializó que los comerciantes porteños podrán denunciar a sindicalistas que pretendan corroborar precios: «CABA habilita el 911 para denunciar controles ilegales de precios realizados por patotas sindicales o piqueteros«, tuiteó el jefe de Gabinete de la Ciudad.

El flamante secretario de Asuntos Públicos, Waldo Wolff, acompañó el posteo de Miguel y también oficializó la medida: «Llamá y denunciá. Desde CABA vamos a cuidarte del apriete K. La inflación no se baja a los golpes. Llevan 16 de los últimos 20 años gobernando y todavía no se dieron cuenta”, puso en su cuenta de Twitter el exdiputado de Juntos por el Cambio.

Elisa Carrió fue otra de las dirigentes opositoras que reaccionaron al acuerdo entre el Gobierno nacional y Camioneros. La referente principal de la Coalición Cívica hizo una denuncia penal en contra de Alberto Fernández, Sergio Massa y Matías Tombolini. La exlegisladora calificó el arreglo como “una patota paraestatal”.