Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Gobierno porteño

POLÍTICA

Gobierno porteño: Marcelo D’Alessandro pidió “licencia temporaria” para defenderse por la filtración de chats

El funcionario está involucrado en la denuncia por el viaje a Lago Escondido junto a jueces, fiscales y directivos de un medio de comunicación.





banner

El ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro, anunció este miércoles que se tomará “licencia temporaria”. Es a raíz de la polémica generada por la filtración de presuntos chats privados y la denuncia por el viaje que compartió a la estancia de Joe Lewis, en Lago Escondido, con jueces, fiscales y directivos de un diario. Una baja sensible para el Gobierno porteño a cargo de Horacio Rodríguez Larreta, apenas iniciado un año sumamente electoral.

“Le pedí (a Rodríguez Larreta) tomar una licencia temporaria”, comunicó en la tarde de este martes D’Alessandro, en el marco de una conferencia de prensa en la que mostró que bajó el delito en la Ciudad. De todas formas, aclaró: “No estoy renunciando”. El anuncio se llevó a cabo en la sede de la jefatura de la Policía de la Ciudad, acompañado por el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel; el secretario de Asuntos Públicos, Waldo Wolff; y el jefe de la fuerza, Gabriel Berard.

“Si bien pareciera que yo soy el foco, en realidad hay un montón de personas involucradas. Estamos siendo objeto de una operación infame, de grupos de tarea que realizan inteligencia sobre las personas, donde violan su intimidad”, denunció D’Alessandro. Y agregó: “No solamente eso, sino que después montan situaciones que no son reales, editan situaciones para no hacerlas verdaderas y no importa ya qué es verdad o qué es mentira”.

En esta línea, el funcionario porteño puntualizó: “Quieren crear esto: el escándalo, esta crisis institucional”. “En función de eso, yo estoy más firme que nunca porque me guía la convicción desde que renuncié a mi banca en Diputados y todos me decían que estaba loco por agarrar Seguridad. No. No estoy loco. Quería volver a lo que me crie. Tengo 47 años, nosotros jugábamos a la pelota en la calle y hoy los chicos no saben ni andar en bicicleta porque los buenos están adentro y los malos, afuera”, remarcó.

“Trabajamos para revertir esa situación. Lo logramos, lo estamos logrando y lo podemos demostrar con evidencia”, enfatizó D’Alessandro. No obstante, evaluó: “Pero uno elige lo que hace, la familia no. La familia elige seguirlo a uno. Y la verdad es que necesito tomarme una denuncia, ordenar mis cosas familiares, contener a la familia, que fue objeto de estas infamias y también preparar la defensa de cómo desarticular y cómo demostrar la falsedad de cada una de estas operaciones infames a las que pretenden someternos”.

Por último, el actual ministro de Seguridad porteño envió una serie de agradecimientos. “Agradezco al jefe de Gobierno que me ha dado todo su apoyo y me ha entendido por la decisión. Agradezco también a la doctora (Elisa) Carrió (líder de la Coalición Cívica), que se ha expresado y me ha llamado personalmente. Y a todo el Gabinete y a todo mi equipo que se va a quedar realizando el trabajo que realizan todos los días”, señaló.

Ante las consultas, el funcionario intentó minimizar los ruidos internos generados por la filtración de chats. Aclaró que no renuncia a su cargo, pero que aún no definió cuánto tiempo durará su licencia. Podría ser de dos o tres meses, deslizó el propio D’Alessandro. A lo cual pidió “que no se especule más”. “Le dije a Larreta que necesitaba unas vacaciones más extendidas. En función de eso fue la charla con el jefe de Gobierno. No estoy renunciando, me tomo una licencia temporaria a los efectos de poder ordenar un poco la situación”, puntualizó.

D’Alessandro quedó en el ojo de la tormenta tras el viaje que compartió con jueces, fiscales, exmiembros de inteligencia y directivos del Grupo Clarín a la estancia del magnate británico Lewis en Lago Escondido y la posterior difusión de supuestos chats suyos. Desde el Gobierno porteño aducen que las conversaciones se filtraron desde el kirchnerismo a fin de debilitar a Juntos por el Cambio en su carrera por recuperar el Gobierno de la Nación.