Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Brasil

MUNDO

Hay más de 1.400 detenidos por las protestas en Brasilia

«La decisión de la liberación o no de los presos será exclusivamente del juez Alexandre de Moraes, que lleva el caso en el Supremo Tribunal Federal», expresó la secretaría de Administración Penitenciaria de Brasilia.

El número de detenidos por participar en el intento de golpe de estado por parte de los seguidores de Jair Bolsonaro el domingo contra las sedes del Congreso, del Gobierno y del Supremo Tribunal Federal en Brasilia ascendió a 1.418, informó el miércoles el Consejo Nacional de Justicia de Brasil.

El organismo que vigila la transparencia procesal del Poder Judicial indicó en un comunicado que por cuestiones humanitarias fueron liberadas, además, otras 599 personas, entre ellos ancianos, personas con problemas de salud y madres que tenían a sus hijos pequeños, informó NA.

Todos serán procesados y sometidos a un juicio por diversos delitos, como sedición, ataques a la Constitución y vandalismo, entre otros. Los detenidos tras las protestas permanecieron hasta el miércoles en un centro deportivo de la Policía Federal para ser registrados.

La secretaría de Administración Penitenciaria de Brasilia indicó que los hombres fueron llevados a la cárcel de Papuda y las mujeres a la Penitenciaria Femenina. Ambas en el Distrito Federal. «La decisión de la liberación o no de los presos será exclusivamente del juez Alexandre de Moraes, que lleva el caso en el Supremo Tribunal Federal», expresaron en un comunicado.

Con base en los testimonios de los detenidos, las investigaciones están centradas en saber sobre la financiación para el mantenimiento. También, sobre el traslado de quienes acamparon frente a la sede del Ejército en Brasilia y los que asaltaron los edificios públicos el domingo.

El juez supremo Alexandre de Moraes determinó el martes el pedido de captura del secretario de Seguridad de Brasilia, Anderson Torres. Ya que fue considerado responsable por la falta de represión al asalto a las sedes de los tres poderes del Estado. Tras las manifestaciones, fue destituido de su cargo.