Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Lula da Silva

MUNDO

Lula da Silva: «Quieren un golpe de Estado, pero no lo van a tener»

«No vamos a dar tregua hasta que sepamos quién financió todo lo que pasó en este país», expresó el mandatario en una reunión con los gobernadores del país.

El presidente de Brasil, Lula Da Silva, visitó el lunes por la noche el palacio del Supremo Tribunal Federal (TPF) uno de los edificios vandalizados el domingo por simpatizantes del exmandatario Jair Bolsonaro y prometió que «no habrá tregua» para quienes impulsaron los desmanes.

Como símbolo de unión nacional, el presidente caminó hacia el edificio judicial junto a la titular del organismo, Rosa Weber, y 27 gobernadores de todos los colores políticos, tomado de la mano. «No vamos a dar tregua hasta que sepamos quién financió todo lo que pasó en este país», expresó ante la prensa brasileña, según replicó NA.

Lula había finalizado poco antes una reunión con los gobernadores de todo el país, en la que llamó a que la democracia no se les escape de las manos. «No vamos a permitir que la democracia se nos escape de las manos, porque esa es la única posibilidad de que la gente humilde pueda comer tres veces al día, o tenga derecho de trabajar», expresó y agregó: «Quieren que haya un golpe, pero no habrá un golpe».

Por su parte, los gobernadores coincidieron en respaldar a los jefes de los tres poderes atacados y reafirmaron su compromiso con la democracia. Esa postura incluyó a mandatarios que apoyaron a Bolsonaro en su carrera presidencial, como la gobernadora interina del Distrito Federal, Celina Leão, y el gobernador de São Paulo, Tarcísio de Freitas, quienes se pusieron a disposición del actual presidente para pacificar el país.

Manifestaciones a favor de Lula

Miles de ciudadanos convocados por los movimientos sociales marcharon el lunes por la Avenida Paulista, en San Pablo, para repudiar los ataques del domingo de bolsonaristas a las sedes de los poderes y rechazar una eventual amnistía a los responsables de esos hechos.

El grito de «No amnistía» fue central y muy repetido, según la estatal agencia Brasil y el sitio G!, que dieron cuenta de la defensa de la democracia entre las consignas de la manifestación. «Ni amnistía ni perdón; queremos a Bolsonaro en la cárcel», fue otro de los cantos más repetidos, mientras la columna caminaba hacia la plaza Roosvelt.

«Elegimos al presidente Lula, pero no podemos abandonar las calles de estos países. También derrotaremos a los golpistas a través de la Justicia, la intervención del Distrito Federal, acciones gubernamentales. Derrotaremos a los golpistas al no dejar que salgan a las calles en nuestro lugar; ahora toca luchar, salir a la calle para garantizar que no haya amnistía», remarcó diputado federal Guilherme Boulos.