Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
María Eugenia Vidal

POLÍTICA

María Eugenia Vidal asemejó lo sucedido en Brasil con el episodio de las “14 toneladas de piedras” de 2017

La actual diputada nacional no se guardó nada y cargó duramente contra el kirchnerismo.





banner

La diputada nacional María Eugenia Vidal rompió el silencio este miércoles al referirse al asalto al Congreso Nacional de Brasil. A través de un hilo de Twitter, la exgobernadora bonaerense comparó lo sucedido en el vecino país con el episodio de 2017 en la Plaza del Congreso, que se convirtió en un campo de batalla, con “14 toneladas de piedras” arrojadas hacia las fuerzas de seguridad, mientras en la Cámara de Diputados se debatía la reforma de movilidad jubilatoria.

“‘¿Sabés qué pasó el 18 de diciembre de 2017?’. A raíz de los lamentables eventos en Brasil, estos días le hice esa pregunta a muchos con los que me crucé. Me miraban y decían: ‘No, ¿qué pasó?’. Ese día la democracia argentina estuvo en riesgo y hoy quiero hablar de eso en este hilo”, comenzó Vidal a través de un extenso hilo en la red social del pajarito, donde no se guardó nada.

Seguidamente, graficó que “en 2017 la foto de Argentina era la siguiente: desde mayo la inflación mensual había estado por debajo de los 2 puntos por mes (hoy el Gobierno celebra si baja de 5)”. Y compartió un cuadro que muestra que “la pobreza estaba en su valor más bajo en décadas”, algo que –remarcó– “se había logrado aun sincerando todos los desajustes económicos del kirchnerismo”.

En este sentido, destacó algunas medidas, como la eliminación del cepo cambiario, el pago del “costo político de haber descongelado las tarifas, habiendo devuelto la coparticipación en las provincias sin cuestionar a la Corte (Suprema de Justicia)”. Asimismo, recordó: “En octubre JxC tuvo las mejores elecciones de medio término de un oficialismo en 30 años. Pero seguíamos en minoría parlamentaria”.

Ante ello –continuó Vidal–, “con mucho esfuerzo y diálogo con una parte de la oposición, se consensuaron en diciembre una serie de reformas para terminar de ordenar la economía”. “Las reformas incluían acuerdos con las provincias para que no pudieran aumentar el gasto público ni la planta de empleados. Una reforma tributaria apuntando al crecimiento que, por ejemplo, eliminaba en 5 años Ingresos Brutos, el peor impuesto de todos”, repasó.

“Y un cambio en la fórmula de movilidad jubilatoria. Con la inflación en baja, la fórmula existente ponía en riesgo la estabilidad. Estábamos convencidos de que evitar una crisis y consolidar el crecimiento era lo mejor para los jubilados”, puntualizó la actual legisladora nacional. A lo que sintetizó: “El gobierno contaba con un apoyo reciente de los argentinos, consensuando con gran parte de la oposición políticas de Estado; consolidando el programa, trabajando para que todos cediéramos un poco en el corto plazo en pos de un mejor futuro”.

No obstante, lamentó que, en torno a lo ocurrido aquel 18 de diciembre de 2017, “varios lo tienen en su memoria como ‘una manifestación más’ o ‘una disputa política’”. “Permítanme decirlo claro: fue uno de los atentados contra la democracia más grande desde los Carapintadas o La Tablada”, aseveró Vidal. Y acusó que “fue una acción conjunta, entre distintos dirigentes políticos y sociales”.

El objetivo, según la dirigente de Juntos por el Cambio, “evitar de forma violenta que el Congreso sesionara de forma normal”. “Mientras afuera del Congreso sucedían imágenes como estas, adentro los diputados kirchneristas querían voltear la sesión”, subrayó. Y reflexionó: “La democracia es dialogar con el que opina distinto, aceptar cuando la voluntad de la sociedad elige a otro, entender que una ley puede gustarte o no, pero si sale del consenso de la mayoría es legítima y que para cambiarlo sólo deben usarse herramientas democráticas”.

Sin embargo, apuntó Vidal, “ese día, dirigentes kirchneristas y de izquierda vieron que si el plan de gobierno de JxC funcionaba, podían perder el poder por muchos años. Ese día, esos dirigentes decidieron que la democracia no importaba. Decidieron usar la violencia como una herramienta política”. “El liderazgo de @mauriciomacri permitió soportar esa violencia y restablecer el orden”, destacó.

Al mismo tiempo, planteó: “¿Otros la hubieran resistido? Eso no quita que JxC cometió errores y somos responsables de nuestro destino. Pero ese día, esas acciones dañaron mucho más que al Gobierno: dañaron a Argentina”. En este sentido, Vidal llamó a Juntos por el Cambio a “no” confundirse. El espacio “puede tener opiniones fuertes, puede estar en lo correcto y puede equivocarse. Pero NUNCA va a legitimar la violencia como una herramienta de la democracia”.

“Para todos los que queremos competir para acompañar a los argentinos en el 2023 tenemos que entender con este ejemplo, el de Brasil, el de Perú, que la democracia requiere mucho más de nosotros que solamente ganar elecciones y tener planes de gobierno. Requiere la templanza para entender que aún en el mejor escenario, hay sectores que creen que la violencia es una herramienta válida de último recurso. Y que pueden ejercerla a la par de que dicen que son los defensores de los indefensos”, se explayó Vidal.

Entonces, advirtió que “si gana JxC, en el 2024, pase lo que pase, las piedras, las marchas, los paros, van a volver”. Y ante ello, “la coalición tiene que estar más unida que nunca para lograr avanzar, sin dejar de escuchar a los argentinos de a pie que van a tener derecho de demandarnos ser nuestra mejor versión”. “No podemos naturalizar la violencia como forma política. Si eso requiere ser más claros en nuestros discursos, mirarnos a nosotros antes que al resto, bienvenido sea. Pero las acciones, que son las que cuentan, nos ponen del lado de la democracia. No todos pueden decir lo mismo”, concluyó Vidal.