Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Mauricio Macri

POLÍTICA

Mauricio Macri repudió el intento de golpe de Estado en Brasil y lo comparó con el kirchnerismo

Ante el ataque al Congreso en Brasil, Mauricio Macri repudió la agresión con una comparación con el kirchnerismo.





banner

La situación de extrema tensión que se vive en Brasil por la toma del Congreso despertó una ola de críticas de diferentes dirigentes del mundo. En Argentina ya habló Alberto Fernández, presidente de la Nación, y Cristina Kirchner, su vicepresidenta. Sin embargo, no fue el único porque Mauricio Macri también utilizó las redes sociales para tocar el tema.

«Repudio los hechos violentos registrados en Brasil, donde una multitud invadió el edificio del palacio presidencial, la Corte Suprema de Justicia y el Congreso, poniendo en peligro la paz y la estabilidad democrática del país. Mi solidaridad con el presidente Lula en este momento», inició el líder de Juntos por el Cambio. Su mismo hilo que continuó con críticas al kirchnerismo.

Además, señaló que «el episodio alerta sobre la fragilidad mundial de las instituciones democráticas». También, afirmó que las mismas «pueden ser atropelladas por una horda como en Brasil o como sucede ahora mismo en Argentina con la Corte Suprema de Justicia a través de mecanismos políticos antidemocráticos igualmente brutales».

Continuando con las críticas, Mauricio Macri le apuntó al ala K del Gobierno, con la cual realizó una particular comparación. «No debemos olvidar que el kirchnerismo que hoy se muestra conmocionado por los sucesos en Brasil es el mismo que en 2017 organizó, promovió y protagonizó el asalto violento al Congreso de la Nación Argentina», afirmó.

Por último, remarcó que «la democracia y las instituciones tienen que ser respetadas siempre y en todas partes. Porque primero destruirán a las instituciones, después destruirán la libertad y la vida«. De esta manera, el dirigente del PRO se sumó a una extensa lista de críticas al asalto al Congreso. Del mismo se sospecha que fue impulsado por el sector de derecha encabezado por Jair Bolsonaro.