Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Máximo Thomsen

SOCIEDAD

Máximo Thomsen pidió ser asistido por una psicóloga a días de la sentencia por el crimen de Fernando Báez Sosa

A poco de conocer la sentencia por el crimen de Fernando Báez Sosa, Máximo Thomsen pidió ayuda psicológica.

Luego de tres semanas del inicio del juicio oral por el crimen de Fernando Báez Sosa, los rugbiers comenzaron a declarar. Los principales acusados se sentaron frente al tribunal de Dolores, aunque no dieron muchos detalles de la brutal golpiza que realizaron el 18 de enero de 2020. El más complicado en términos judiciales es Máximo Thomsen, reconocido como el principal agresor y quien le dio patadas en la cabeza a la víctima.

Con el correr de las audiencias y la aparición de nuevas pericias, Thomsen quedó aún más en el centro de la escena al punto tal que pidió la asistencia de una psicóloga en el Penal N°6 de Dolores, según informó NA. El joven se encuentra en la celda 8 del Pabellón 1 y en las últimas horas salió de ahí para charlar con la profesional, la cual está a su disposición durante todo el día.

Si bien no trascendió los puntos centrales de la charla, los allegados informaron que fue «buena» a la espera de definir varios asuntos. La gran incógnita que se desató ahora es si continuará bajo ayuda psicológica o si fue para el caso exclusivo de este lunes 23 de enero, a una semana de la sentencia. La anterior vez que Máximo Thomsen pidió asistencia médica fue en noviembre del 2022 para operarse de una hernia inguinal que padecía desde hace años.

Los próximos días de Máximo Thomsen

El miércoles 25 y el jueves 26 de enero se llevarán a cabo los alegatos. Para la primera fecha darán a conocer el pedido de sentencia de parte de la fiscalía y la querella, encabezada por Fernando Burlando. Al día siguiente, la defensa de los rugbiers por Hugo Tomei expondrá sus argumentos e intentará cambiar la imputación de los acusados.

El tribunal dará a conocer la sentencia entre el 30 y el 31 de enero. En el caso de la querella piden prisión perpetua para todos los rugbiers porque consideran que se trató de un ataque planificado. Mientras tanto, Tomei aspira a que sea catalogado como «homicidio en riña«, lo que baja considerablemente las penas e incluso podrían ser absueltos dos de los detenidos de ser así.