Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Perú

MUNDO

Perú: decretan un toque de queda por las protestas en la región de Puno

La región de Puno se puso de duelo hasta el jueves por la gran cantidad de muertos en los últimos días, elevando a 39 los civiles fallecidos desde diciembre.

El Gobierno de Perú decretó el martes un toque de queda durante tres días en la región de Puno, frontera con Bolivia, donde un policía murió quemado por una turba después de que 17 civiles fallecieran en protestas el día anterior, en los actos más violentos tras la destitución del exmandatario izquierdista Pedro Castillo.

La región de Puno se puso de duelo hasta el jueves por la gran cantidad de muertos en los últimos días, elevando a 39 los civiles fallecidos tras los disturbios iniciados en diciembre en varias localidades del país, principalmente en el sur. El Ministerio de Interior confirmó el primer policía muerto durante las manifestaciones, luego del ataque de desconocidos a un vehículo de las fuerzas de seguridad en la madrugada del martes.

La unidad fue incendiada y otro policía quedó herido. El primer ministro, Alberto Otárola, expresó en un discurso en el Congreso que el Gobierno no se opone a las protestas, pero que el Estado tiene la obligación de salvaguardar el orden público tras la actuación de «violentistas» financiados con dinero «oscuro» de la minería ilegal y el narcotráfico.

«Unos pocos no van a colocar contra la pared a la gran mayoría nacional», dijo el ministro. «Tengan la seguridad de que aplicaremos toda la fuerza de la ley para evitarlo. Este Gobierno no va a ceder al chantaje de la violencia», agregó. El jefe del gabinete informó que el Consejo de Ministros aprobó un decreto que declara la inmovilización social obligatoria en Puno «por el plazo de tres días, desde las 20:00 hasta las 04:00 hora local», informó Reuters.

Investigan a Dina Boluarte

El Ministerio Público de Perú anunció que abrió investigación preliminar contra la presidenta Dina Boluarte por los presuntos delitos de «genocidio, homicidio calificado y lesiones graves» cometidos durante las protestas que se llevaron a cabo en los meses de diciembre y enero.

Las pesquisas preliminares a cargo de la Fiscal de la Nación, Patricia Benavides, incluye también al primer ministro Otárola, a los ministros de Interior y de Defensa, y a otros dos funcionarios que estuvieron hace poco en el gabinete. Las protestas sociales se reactivaron la semana pasada tras una pausa por las fiestas de fin de año, y se concentraron en la región de Puno con bloqueos de vías y del comercio hacia el país vecino.

Desde la reanudación de las manifestaciones se habían reportado graves enfrentamientos con la policía luego de qué manifestantes intentaron tomar el aeropuerto de la ciudad. Líderes de las protestas en el sur manifestaron que están preparados para una lucha «indefinida» contra el Gobierno, una situación que amenaza con más inestabilidad en la nación.