Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Perú

MUNDO

Perú: los daños a las sedes públicas serían millonarios

Unas 34 comisarías han sido blanco de atentados y al menos cuatro han sido incendiadas en el sur de Perú.

Decenas de sedes judiciales, de la policía y de empresas han sido atacadas o incendiadas durante la ola de protestas en Perú, que amenaza con un desabastecimiento de medicinas y alimentos en varias ciudades del país, informaron las autoridades locales. Su reparación sería millonaria.

El presidente del Poder Judicial, Javier Arévalo, explicó que 14 oficinas del sistema de justicia en el país fueron atacadas. Al menos siete de ellas quemadas por manifestantes desde que comenzaron las protestas antigubernamentales, a inicios de diciembre. «He pedido a la presidenta (Dina) Boluarte que permita a las fuerzas armadas la custodia de todas las sedes de justicia», dijo Arévalo, según replicó NA.

«Nos preocupan estos atentados», afirmó. Las protestas son las más violentas en dos décadas, con 55 muertos en enfrentamientos y accidentes vinculados a los disturbios. Los manifestantes exigen principalmente la renuncia de Boluarte, el cierre del Congreso y una nueva Constitución.

Durante el fin de semana, cientos de manifestantes atacaron una dependencia policial en Arequipa y tomaron como rehén por unas horas a un agente. Fue liberado gracias a la mediación de un sacerdote y autoridad local. El ministro de Interior, Vicente Romero, indicó que en lo que va de las protestas, 34 comisarías han sido blanco de atentados. Al menos cuatro han sido incendiadas en el sur del país.

«Van a haber todavía más situaciones de violencia, van a haber más bloqueos», advirtió Romero. «Hay un grupo violentista que mantiene su estrategia de continuar con estos desmanes y hay otro que mantiene su demanda legítima», agregó. La ministra de Salud, Rosa Gutiérrez, explicó que los bloqueos han frenado el abastecimiento de medicinas en regiones como Puno, Cusco, Arequipa por el sur y en Anchas y La Libertad por el norte.