Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Juan Grabois

POLÍTICA

Sobreseyeron a Juan Grabois en la causa por sus dichos sobre “dejar sangre” en las calles

Los dichos del dirigente social habían sido tildados como «amenaza» a la democracia.





banner

El juez federal Daniel Rafecas sobreseyó este miércoles al dirigente social Juan Grabois en la causa que se abrió por sus dichos sobre “dejar sangre”. El hecho se lo caratuló como “intimidación pública” y ocurrió en julio último durante una manifestación en inmediaciones del Puente Pueyrredón, en el partido de Avellaneda. De esa manera, Grabois le enviaba un duro mensaje al gobierno de Alberto Fernández.

Junto a otros manifestantes, el líder del MTE afirmó estaban dispuestos a dejar su “sangre para que no siga habiendo hambre en la Argentina”. Fue en el marco de un plan de lucha por mayores ingresos para los sectores más desprotegidos de la economía que duró varios meses. El denunciante fue el varias veces candidato a presidente Juan Mussa, consignó Télam.

Además, habían denunciado al dirigente social, por el mismo episodio, Santiago Cúneo, el diputado Alberto Emilio Assef, Daniel Sarwer, Santiago Dupuy de Lome, Fernando Míguez y Fernando Gabriel Zarabozo. Mussa, que actualmente integra La Libertad Avanza de Javier Milei, sostuvo ante el juez que Grabois intentó generar “caos” para “liberar a Cristina Kirchner del juicio de Vialidad”.

El juez no tomó esta hipótesis y por el contrario señaló que “el sentido contextualizado de sus palabras, no fue otro que el de una protesta social, una prédica ideológica y un discurso político”. A párrafo seguido, el magistrado del juzgado federal 3 señaló la importancia de “la presencia de libertades que hacen a la esencia del sistema democrático”.

El equipo legal del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), que llevó adelante la defensa de Grabois, consideró una vez conocido el fallo que “no sorprende que el fiscal (Carlos) Stornelli haya intentado impulsar esta puesta en escena circense siendo que ha encabezado la inmensa mayoría de las investigaciones de las causas conocidas del lawfare”.

También cuestionaron el uso de fondos públicos para investigar estas “denuncias sin sentido” y mencionaron que “esos recursos debieran destinarse a gestionar la conflictividad criminal de la sociedad, una enorme deuda de la democracia”. “Acá hay gauchos y gauchas dispuestos a dejar nuestra sangre para que no siga habiendo hambre en la Argentina”, había dicho Grabois, lo cual se interpretó como una “amenaza” a la democracia.

“La coordinación entre todos los denunciantes para intentar estratégicamente el avance de alguna investigación, es una clara maniobra de fórum shopping -práctica prohibida por el derecho penal- que busca que alguno de los juzgados sorteados, por motivaciones políticas, les diera relevancia a las denuncias e impulsara una causa que no tiene sustento jurídico”, denunciaron a su vez los abogados de Grabois.

Además de “intimidación pública”, a Grabois lo denunciaron por los delitos de “asociación ilícita”, “amenazas coactivas” y “apología del delito”. No obstante, todos ellos quedaron descartados por la Justicia porque no cumplen, según el juez interviniente, los requisitos para configurarse y avanzar las acciones.