Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Irak

MUNDO

A 20 años de la invasión a Irak: ¿cuánto le sigue costando la guerra a Estados Unidos?

Los costes de la implicación de Estados Unidos en Irak y Siria son enormes. Esto incluye gastos del Departamento de Defensa y de Estado, y la atención a los veteranos.

Desde el creciente empoderamiento de Irán a la erosión de la influencia de Washington, pasando por el coste de mantener las tropas estadounidenses en Irak y Siria para combatir a los combatientes del Estado Islámico, Estados Unidos sigue lidiando con las consecuencias de su decisión de invadir Irak hace 20 años.

La decisión del entonces presidente George W. Bush en 2003 de derrocar el Gobierno de Sadam Husein por la fuerza, la forma en que el número limitado de tropas estadounidenses en el país facilitó la confrontación étnica. Sumado a la retirada de Estados Unidos de Irak en 2011, han complicado enormemente la política estadounidense en Oriente Medio, dijeron los consultados.

El fin del Gobierno de minoría suní de Sadam y su sustitución por uno de mayoría chií en Irak dejó vía libre a Irán para profundizar su influencia en todo el Levante mediterráneo, especialmente en Siria, donde las fuerzas iraníes y las milicias chiíes ayudaron a Bashar al-Asad a aplastar un levantamiento suní y mantenerse en el poder.

La retirada de las tropas estadounidenses de Irak en 2011 dejó un vacío que llenaron los militantes del Estado Islámico (ISIS), quienes en su apogeo llegaron a apoderarse de aproximadamente un tercio de Irak y Siria y avivaron el temor entre los Estados árabes del golfo Pérsico a no poder contar con Estados Unidos, informó Reuters.

Tras la retirada de las tropas estadounidenses, el expresidente Barack Obama envió en 2014 efectivos militares de vuelta a Irak, donde permanecen unos 2.500 soldados. Mientras que en 2015 desplegó tropas en Siria, donde hay unos 900 efectivos sobre el terreno. Las fuerzas estadounidenses en ambos países combaten a los militantes del Estado Islámico, cuyas actividades extienden desde el norte de África hasta Afganistán.

«Nuestra incapacidad, nuestra falta de voluntad, para dar un golpe de timón en términos de seguridad en el país permitió que se desatara el caos, que dio lugar al ISIS», dijo Richard Armitage, antiguo subsecretario de Estado estadounidense, quien culpa al país de no haber asegurado la situación en Irak.

Costos masivos

Los costes de la implicación de Estados Unidos en Irak y Siria son enormes. Según estimaciones del proyecto «Costs of War» de la Universidad Brown, el precio de las guerras de Irak y Siria para Estados Unidos asciende hasta la fecha a 1,79 billones de dólares. Esto incluye gastos del Departamento de Defensa y del Departamento de Estado, la atención a los veteranos y los intereses de la deuda que con que se financia los conflictos.

Si se incluye la atención a los veteranos prevista hasta 2050, la cifra asciende a 2,89 billones de dólares. El proyecto cifra en 4.599 las muertes de militares estadounidenses en Irak y Siria en los últimos 20 años. En tanto, las muertes totales por ambos conflictos ascienden a entre 550.000 y 584.000, incluyendo civiles iraquíes y sirios, militares, policías, combatientes de la oposición, trabajadores de medios de comunicación y otros.

Esto incluye solo a los muertos como resultado directo de la guerra, pero no las muertes indirectas estimadas por enfermedad, desplazamiento o inanición. La credibilidad de Estados Unidos también se vio afectada por la decisión de Bush de invadir el país. Su decisión fue a raíz de datos de inteligencia falsos, exagerados y, en última instancia, erróneos sobre las armas de destrucción masiva (ADM) iraquíes.