Connect with us

Hola, qué estás buscando?

MUNDO

Después de Bolivia: Brasil también se acerca a Irán

Independientemente de quién esté en el poder, los intereses económicos y comerciales han sido y seguirán siendo un impulsor constante de las relaciones bilaterales entre Brasil e Irán.

Irán




Un alto funcionario de seguridad de Irán se reunió el martes en Sudáfrica con un alto asesor del presidente de Brasil, Lula Da Silva, para hablar sobre las relaciones bilaterales y cuestiones de interés común, informó la agencia oficial de noticias iraní IRNA.

En la reunión participaron Ali Akbar Ahmadian, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, y Celso Luiz Nunes Amorim, asesor en jefe de la presidencia de Brasil. El encuentro tuvo lugar al margen de la 13ª Reunión de Asesores y Altos Representantes de Seguridad Nacional del BRICS, realizada en Johannesburgo, publicó NA.

Ahmadian señaló que el desarrollo de las relaciones generales con Brasil posee una importancia especial en la política exterior de Irán. Además, subrayó la necesidad de mejorar las relaciones comerciales bilaterales y la cooperación en agricultura, especialmente en el sector privado.

Independientemente de quién esté en el poder, los intereses económicos y comerciales han sido y seguirán siendo un impulsor constante de las relaciones bilaterales entre Brasil e Irán. Particularmente en petróleo, gas, exploración de minerales y agricultura. Su superávit comercial en 2018 alcanzó los 2.200 millones de dólares a favor de Brasil.

Sin embargo, las principales potencias económicas consideran a Irán como un socio comercial lleno de riesgo en vistas de las numerosas rondas de sanciones impuestas a sus industrias y funcionarios a lo largo de los años. La República Islámica se ha enfrentado a diversos grados de aislamiento político y económico desde la Revolución Islámica de 1979.

Armada iraní en las costas de Río de Janeiro

A pesar de este hecho, Da Silva vuelve a coquetear con Irán, que acaba de afianzar sus relaciones con la Bolivia. Las alarmas en Washington se encendieron en febrero, cuando el buque de guerra Makran, el más grande de la armada iraní, y el buque Dena anclaron frente a las costas de Río de Janeiro.

Los barcos son parte de la flotilla iraní y tienen la misión de dar la vuelta al mundo. El «Makran» es un petrolero, convertido en una base avanzada para helicópteros militares. El «Dena» es una fragata recientemente incluida en la armada del país. La autorización del 23 de febrero pasado fue la segunda concesión de ese tipo, ya que en enero el Makran y el buque Dena habían solicitado y recibido el permiso correspondiente.

Pero la cuestión relevante continúa siendo la económica y la inserción del régimen persa en la cuarta revolución industrial que está atravesando la humanidad. En ese contexto, Lula Da Silva es de la opinión de incorporar a Irán al grupo de países conocidos como BRICS. El grupo integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, son consideradas economías emergentes, con un gran potencial de desarrollo.

Advertisement