Connect with us

Hola, qué estás buscando?

SOCIEDAD

El enojo de la hermana de uno de los delincuentes disparados por el juez: «Con un sopapo era suficiente»

Un juez mató a dos ladrones que intentaron robarle y la hermana de uno de ellos cuestionó el accionar del magistrado.





El sábado en horas de la tarde, en la localidad de Quilmes, se produjo el robo a un polígono de tiro. Frente a esta situación, el juez Ernesto García Maañón atacó a los delincuentes y dos de ellos fallecieron producto de los disparos del magistrado, mientras que otros cuatro se encuentran prófugos. Este suceso produjo la furia de los familiares de los ladrones.

«Con un sopapo y un tiro en las piernas era suficiente«, afirmó Gabriela Cartagena, quién explicó que su hermano de 18 años vivía «perdido con las drogas» pero, no por eso, «había que matarlo como a un perro». Además, reveló que su familiar «corrió y tenía el tiro por la espalda» y que «los pibes estaban en el piso y les seguían disparando» los custodios del juez tras el acto de inseguridad.

Seguido a esto, reconoció que su hermano «tenía una entrada en la comisaría y mi mamá lo fue a buscar antes de los 18 años» pero que fue por «una ruptura de autos» y no «porque robó o algo así». En este mismo sentido, Cartagena dudó de lo ocurrido porque ella «no vio» a su hermano intentar robarle al juez su vehículo ni otro sucedo de similar índole.

«Estamos en un barrio y él siempre tenía problemas, la droga te puede llevar a cualquier lado. Desde los 13 tenía problemas con las drogas. En algún momento iba a terminar preso, nosotros se lo decíamos», admitió. A pesar de esto, la mujer cuestionó que «la policía nunca llegó. Para cualquier cosas vienen, hasta para las peleas de perros, pero ese día no. Me parece raro», añadió en LN+.

Por último, Cartagena recordó cómo fue la secuencia de robo en la cual su hermano perdió la vida: «Escuché los disparos y salí, me dijeron que mi hermano había pasado por el pasillo. Él siempre se peleaba con los vecinos. Me acerqué a uno de los chicos y me decía que no lo lleve al hospital. Me avisaron de mi hermano, fui hasta el pasillo y se escucharon los tiros. En ese momento no reaccionaba. Tenía disparos en el pecho y en la pierna. El juez y el custodio estaban ahí parados y miraban», indicó.

¿Cómo está la causa?

Tras observar los videos en los que Emanuel Cartagena y Nicolás Martínez, ambos de 18 años, en los que supuestamente le intentaron robar la camioneta al juez Maañón, la Justicia determinó que actuó en legítima defensa a pesar de los 10 orificios de bala que encontraron los peritos. De todos modos, la causa está en manos de la UFI número 3 de Quilmes y seguirán investigando.

Advertisement