Connect with us

Hola, qué estás buscando?

ESPECTÁCULO

«Sigan ustedes, yo no puedo»: angustia en Canal Trece por lo que sucedió en el programa de Carmen Barbieri

La conductora se mostró realmente consternada.

Muy fuerte fue lo que se vivió en Mañanísima, el programa que lleva adelante Carmen Barbieri a través de la pantalla de Canal Trece. En vivo y en directo, mostraron la manifestación de organizaciones sociales, y dialogó con algunos protestantes, como fue el caso de una mujer llamada Cristina.

«Tengo 80 años, cobro la mínima, 105 mil pesos y gasté 90 mil en remedios en la farmacia. Con esto te estoy diciendo todo. Absolutamente todo… En lugar de tomar dos remedios por día voy a tomar uno», comenzó diciendo. Fue allí cuando Carmen Barbieri rompió en llanto angustiada por lo que estaba escuchando.

«Es lo que yo hablaba el otro día con un farmacéutico que me decían que los jubilados van a la farmacia y les piden si les pueden abrir la caja, y en vez de darle todos los remedios que les da el medico, les den cuatro. Realmente me emociona, me da mucha tristeza», comenzó manifestando la rubia.

«Yo estoy muy triste. Hablo siempre con Alberto Martín. Él pregunta qué va a pasar con los jubilados. La verdad es que la están pasando muy mal todos los argentinos, pero ustedes… el golpe es muy grande. Lo lamento tanto, querida», dijo la madre de Fede Bal. «Es terrible la situación. Empecé a trabajar a los trece años, Carmen. Nadie me regaló nada…», dijo Cristina.

«Tenemos que protestar por nuestros derechos. Yo tengo dos hijos, tengo una familia, soy viuda. Vivo con una hija que es docente y la está pasando muy mal. Tengo otra hija, un nieto. Nos tenemos y nos sostenemos. En la mesa del domingo ponemos en la mesa lo que hay. Esta necesidad de poder explicar y decir por la angustia de lo que estamos pasando. Yo estoy bastante bien de salud… pero hay personas ancianas que la están pasando muy mal. No te pongas triste, poné tu voz, tu carisma, tu energía al servicio de los jubilados», aseveró.

«Gracias por estar ahí, porque vos tenés una familia y estás contenida, pero hay gente que vive sola. Me pongo triste. A mí no me falta nada, gracias a Dios, la paso bien, vivo sola. No tengo necesidades, no me puedo quejar. Pero cuando crecemos nos meremos un sueldo, una jubilación digna, para nuestros remedios, nuestra ropa… poder ir al teatro o al cine una vez por semana. A mí se me parte el corazón. Sigan ustedes porque yo no puedo», finalizó Carmen Barbieri, delegando el programa a sus compañeros ante su angustia.