Connect with us

Hola, qué estás buscando?

ESPECTÁCULO

Cimbronazo en América TV por la impactante historia que compartió una invitada: «Mis padres me compraron»

El duro testimonio de una mujer en A la Tarde, que paralizó a todos al aire.

América Tv
América TV






Todos los días, en la pantalla de América TV se llevan adelante diferentes programas de espectáculos, pero también se tocan temas de actualidad e historias de vida. Esto mismo sucedió el lunes en A la Tarde, cuando decidieron hablar con Daisy May Queen, que sorprendió a Karina Mazzocco y todo el equipo con su impactante historia.

El lunes en A la Tarde conversaron con Daisy May Queen, que compartió su historia de vida. Durante la charla, la invitada reveló no solo que no era hija biológica de sus padres, sino que la compraron. «Yo creo que todos los que hemos sido adoptados lo sabemos desde el minuto cero. Yo toda mi vida no me sentí parte de la familia que integraba, me sentía ajena«, comenzó confesando la invitada en América TV.

«En algunas oportunidades yo se lo pregunté a mi mamá, que yo creía que era adoptada, que me dijera ella si era adoptada. Ella me aseguraba que no. Lo que pasa es que en esa época, ser adoptado era feo, era una cosa vergonzosa«, explicó. Entonces, Karina Mazzocco le preguntó cómo fue que llegó a la verdad. La invitada contó que a los 40 años habló con una amiga de su mamá y le dijo: «Necesito que me cuenten la historia».

«A mí mamá le costó muchísimo tener que decírmelo, ella no quería, incluso le dijo a su amiga que prefería morirse a tener que contármelo. Pero la amiga de mi mamá le dijo ‘se trata de ella, no la está pasando bien’«, comentó Daisy en América TV. En ese momento, la conductora le preguntó si tiene que ver con que no fue una adopción legal. Sin dudarlo, la invitada confirmó: «Mis padres me compraron, yo tengo una partida de nacimiento ilegal«.

Sin embargo, confesó que no cree que el no querer contárselo tenga que ver con la ilegalidad, y explicó: «Al ellos sentirse avergonzados de haber tenido que adoptar a alguien para consolidar una familia, que esa vergüenza no me pasara a mí. Me daba la impresión de que mi mamá pensaba que si me contaba, yo ya no la iba a querer más. Y yo, en realidad, la empecé a querer cuando me lo dijo«.

Advertisement