Connect with us

Hola, qué estás buscando?

POLÍTICA

«No hay tiempo para la indiferencia»: la fuerte reflexión de García Cuerva ante la presencia de Javier Milei

Con Javier Milei presente, el arzobispo Ignacio García Cuerva envió un mensaje con un fuerte componente social y exigiendo responsabilidad a los dirigentes.

Iglesia Católica

En el marco de las celebraciones del Día de la Independencia, el presidente Javier Milei asistió al tradicional Tedéum en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires. Acompañado por la vicepresidenta Victoria Villarruel, el jefe de Gobierno de la Ciudad, Jorge Macri, y la vicejefa porteña, Clara Muzzio, Milei estuvo presente en la ceremonia que marca uno de los eventos más significativos del calendario patrio.

Entre los miembros del gabinete nacional que asistieron al evento se encontraban Mario Russo (Salud), Diana Mondino (Relaciones Exteriores), Luis Petri (Defensa), Patricia Bullrich (Seguridad), Federico Sturzenegger (Desregulación del Estado) y Mariano Cúneo Libarona (Justicia).

El Tedéum fue oficiado por el arzobispo Jorge Ignacio García Cuerva, quien en su homilía subrayó la difícil situación social y económica que enfrenta el país. “Una justicia largamente esperada, tantos argentinos tendidos sobre una manta en el frío de las veredas de las grandes ciudades del país, postrados a consecuencia de la falta de solidaridad y el egoísmo. En definitiva, tenemos una Argentina que nos duele hace mucho, que se dice independiente hace 208 años pero que aún hoy sufre las cadenas de diversas esclavitudes, que no nos dejan caminar como pueblo hacia un desarrollo pleno y una mejor calidad de vida para todos”, afirmó el arzobispo.

El religioso también hizo un llamado a la acción y a la unidad: “Argentina debe curarse, ponerse de pie y independizarse de las camillas que la tienen postrada, paralizada y enferma”. Recordó las palabras del Papa Francisco, enfatizando que “no hay tiempo para la indiferencia” y que nadie se puede “lavar las manos” ante la situación social del país. “O somos hermanos o se viene todo abajo. Por eso invito a todos los aquí presentes y también a quienes nos siguen por los medios de comunicación y por las redes sociales a rezar juntos”, concluyó García Cuerva.

Tras el Tedéum, el presidente Milei y sus ministros participaron de un desayuno en la Casa Rosada. Luego, se dirigieron al punto de encuentro para presenciar el desfile militar que se llevó a cabo en la Avenida del Libertador. El desfile comenzó en el cruce de la Avenida del Libertador y Agüero, cerca del Museo de Bellas Artes, y se extendió hasta Olleros, en las inmediaciones de la estación de trenes Lisandro de la Torre.

El Tedéum y el desfile militar marcan una jornada de reflexión y celebración, recordando la importancia de la solidaridad y la unidad en momentos de desafío para la nación.