Aladdin: un clásico infantil para grandes y chicos

Se presenta en el Teatro Gran Rex con una puesta en escena increíble.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/07/12/aladdin-un-clasico-infantil-para-grandes-y-chicos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-07-12T23:26:53-03:00">julio 12, 2019</time></a>

En escena, el elenco de “Aladdin: será genial” transmite una armonía que escapa al escenario. Parecen amigos que disfrutan como niños de una pieza que puede atraer a jóvenes y adultos por igual. Esa integración y la sinergia que logran, es una buena noticia para los espectadores que se acercan al Gran Rex a disfrutar de otra temporada del clásico cuento.

Al talento artístico, conformado por figuras como Fernando Dente, Agustín Casanova, Julieta Nair Calvo, Darío Barassi y Carolina Kopelioff, se suma una puesta en escena potente. El juego de luces es atinado y la escenografía notable. Esos aspectos hacen que la recreación de la pieza se logre a plenitud y, en especial, resulte placentera a la vista.

Aunque la historia esencial es la de Aladdin, no será muy difícil que el genio, interpretado por Darío Barassi, sea el que más miradas y comentarios se lleve. El artista disfruta cada una de sus líneas, como si se trasladara a la primera vez que observó la historia. “Cuando vi la película, el personaje que me llamó la atención fue el genio porque no podía dejar de mirarlo. Me parecía exquisito, versátil y alocado”, explicó.

Cada uno de esos valores es encarnado por Barassi, en un papel con el que tanto niños como adultos pueden disfrutar porque su humor toca a ambos sectores. Sobre la relación con su personaje, describió: “Es uno que me calza porque soy lúdico, un tipo sonoro, dinámico. Tiene su propio mundo; aparte tiene un vínculo con Aladdin desde la complicidad y la amistad”.

Sobre el humor, ese que puede incluir referencias al VAR del fútbol, por ejemplo, detalló: “Desde el principio, se me aclaró que mi rol era empatizar con los adultos. Si bien tengo que seducir a 3000 niños que vienen a ver la obra por día, ellos vienen acompañados de sus padres. Eso me encanta”.

El personaje principal, Aladdin, lo interpretan Fernando Dente y Agustín Casanov, alternando presentaciones. Esta no es una historia más para Dente, ya que le recuerda la primera vez que fue al cine. Pasó cuando él tenía cuatro años y la película que disfrutó fue la que actualmente interpreta. “Quedé fascinado con la experiencia y con la magia que tiene la historia: la alfombra, el genio… Es un mundo hermoso”, valoró.

Tanto Aladdin como el genio de la lámpara transmiten satisfacción con el resultado en escena. Sobre su relación con Barassi, Dente explicó: “Es un placer. Darío es un gran compañero, con un talento enorme. Siento que trabajo con alguien que abarcará algo muy fuerte en el teatro”. Al hablar, es evidente la admiración que le genera. Parte de esa emoción es la que transmite todo el elenco en tablas: son un equipo que disfruta lo que hace y se divierte con esta historia.