Fuerte denuncia contra el sistema de recuento de votos: “Viola el artículo 108 de la ley electoral”

El ingeniero Ariel Garbarz lanzó una serie de críticas y denuncias en contra de la empresa Smarmatic.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/07/12/fuerte-denuncia-contra-el-sistema-de-recuento-de-votos-viola-el-articulo-108-de-la-ley-electoral/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-12T19:53:58-03:00">julio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T23:28:20-03:00">julio 12, 2019</time></a>

Falta menos de un mes para que se realicen las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y los diferentes espacios no solo se ocupan de mostrar sus ideas y/o candidatos: hay preocupación por el sistema que se usará para realizar el conteo de los votos. Así lo afirmó el ingeniero que representa al Frente de Todos, Ariel Garbarz, quien contó que “el código fuente del software es secreto” y que “a eso acceden solo los programadores de Smartmatic y algún programador del Correo, pero no los fiscalizadores. Eso es ilegal, viola el artículo 108 de la ley electoral”.

El ingeniero en electrónica detalló que “la empresa contratada por el correo va a introducir un software que nunca se usó en elecciones nacionales y que va a tramitar todas las actas de escrutinio desde las escuelas al centro de cómputos, también se lo contrató para hacer lo que antes hacía la empresa Indra, también va a hacer el computo de los votos en dos centros de cómputos, no va a haber uno solo en el correo de Barracas como siempre”.

En ese aspecto, agregó que “ese software no puede ser fiscalizado por los técnicos informáticos que vamos a estar en el correo fiscalizando en representación de las distintas fuerzas. Nos dejan participar, pero el código fuente del software es secreto, no lo podés leer, es como que te pidan fiscalizar el Word, vos lo usás pero no sabés lo que tiene adentro, lo vamos a saber el día de las elecciones”.

“A eso acceden solo los programadores de Smartmatic y algún programador del Correo, pero no los fiscalizadores. Eso es ilegal, viola el artículo 108 de la ley electoral que dice claramente que todos los partidos políticos tienen que poder verificar cualquier software que se use en el escrutinio, como no se puede verificar es ilegal, por eso hubo presentaciones de apoderados del Frente de Todos, de Consenso federal y de la Izquierda, se pidió a la Justicia que separe a esta empresa”, denunció.

Garbarz manifestó en una entrevista con C5N que “las presentaciones tienen un mes o dos meses, la Justicia electoral mira al costado, María Romilda Servini es la Jueza electoral pero tiene como superior a la Cámara Electoral que hace un mes en una acordada dijo que el software no es competencia de la Justicia electoral sino del Ministerio del Interior“.

Y contó que “Alberto Fernández dijo públicamente que está preocupado por la posible manipulación de votos en estas elecciones, lo que reclamamos es que se use el sistema que venimos usando desde 1983 y no este nuevo sistema con software secreto. Antes los telegramas del interior iban a una sucursal del correo y de ahí se faxeaban a la central con el mismo sistema que usa el correo para sus comunicaciones, queremos volver a ese sistema que siempre funcionó”.

El ingeniero argumentó que “esta empresa tuvo serios problemas en todo el mundo, fue denunciada por cometer fraude. A mí me citó el fiscal Di Llelo como perito hace dos meses para que lo informe de esta innovación tecnológica, la fiscalía o la jueza solo pueden actuar luego de producido el delito, no antes. Además el fiscal atiende la cuestión legal, legalmente el único escrutinio que vale, no es el provisorio, sino el definitivo que dura dos semanas que es acta por acta, eso se hace con actas originales. Lo que pasa es que políticamente los medios instalan a ganadores y perdedores el día del escrutinio provisorio. Si hay muchas denuncias el día del escrutinio la Justicia debe hacer un escrutinio definitivo mucho más exhaustivo, eso puede durar meses”.

Por último, Garbarz se lamentó y dijo que “no tenemos por qué pasar por esta zozobra por un nuevo software privado que nadie puede controlar. Cuando se hizo la prueba no funcionó la conectividad entre las escuelas y el centro de cómputos, no se pudo verificar el software. Mañana hay otro simulacro en el que tampoco participamos los peritos informáticos de los partidos, seguro va a funcionar, pero lo que nos preocupa es que no sabemos qué puede hacer el software, el Gobierno no dice una palabra, solo Carrió habló de hackeo. Hay fundamentos para pedir que no se use este software”.