Magario “trabaja desde la mañana” con el Comité de Crisis

Foto: Veronica Magario - Twitter.

Las lluvias perjudicaron a miles de personas en el conurbano bonaerense.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/10/12/magario-trabaja-desde-la-manana-con-el-comite-de-crisis/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-12T23:28:39-03:00">octubre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-13T07:59:49-03:00">octubre 13, 2019</time></a>

La Provincia de Buenos Aires sufrió una gran tormenta durante una gran parte de la jornada. Diversas localidades, entre ellas La Matanza, se inundaron y los vecinos se volcaron a los medios de comunicación, para manifestar su enojo por esta situación. Según TN, “la colectora de la Ruta 3 estuvo completamente llena de agua y la gente no pudo utilizar los colectivos”.

En horarios de la noche, la intendenta de la localidad más importante del conurbano, Verónica Magario, se volcó a las redes sociales, donde informó que se “encontraba trabajando con el Comité de Crisis, para evaluar las situaciones provocadas por las inundaciones”. Asimismo, la candidato a vicegobernadora de la Provincia de Buenos Aires expresó que “el personal está en la calle trabajando arduamente para dar contención a todas y todos los afectados”.

“Estamos inundados desde la madrugada”, manifestó una vecina a la cronista Nuria González Rouco. “Los chicos están arriba de una mesa y está todo mojado. Llamé pero no vino nadie, es un barrio de nadie”, dijo otra joven al móvil de TN. La cronista informaba que La Matanza tenía 7 cuadras de inundación y contó que “había familias que no podían salir de sus casas y pedir asistencia”.

De acuerdo al sitio periodístico, muchas calles se anegaron en diversas localidades, como José Paz, San Miguel, Pilar, San Martín, Morón, Haedo, Ramos Mejía, Quilmes y Berazategui. Mientras que, La Plata informó que tuvo un alerta naranja ante la posibilidad de nuevas precipitaciones. A su vez, el municipio comandado por Julio Garro anunció que asiste a barrios de la periferia anegados por la caída de 235 milímetros.

La jornada estuvo acompañada por una importante actividad eléctrica, que desembocó en innumerables inconvenientes en materia aeronáutica debido a que la actividad quedó paralizada en Aeroparque y en Ezeiza. Allí hubo cancelaciones de vuelos, demoras, reprogramaciones y mucha incertidumbre para miles de pasajeros.