Autoridades sanitarias del país advierten signos de "agotamiento psicológico" en la gente por la duración de la cuarentena

La psicóloga Alicia Stolkiner apuntó que hay una segunda etapa en la que pueden aparecer signos de "cólera" o "tristeza".

Ante la extensión de la cuarentena para combatir a la pandemia de coronavirus, autoridades sanitarias del país revelaron que comienzan a aparecer signos de “agotamiento psicológico” en nuestra sociedad. En medio del reporte diario del Ministerio de Salud de la Nación, la psicóloga Alicia Stolkiner sostuvo: “Hay una segunda etapa en la que pueden aparecer signos de cólera o tristeza en la gente, que son catalogados como sentimientos y no como patologías”.

“Ya llevamos un tiempo bastante prolongado en la transformación de nuestras vidas cotidianas. La primera etapa, para algunas personas, fue de euforia y de sobreexigencia para adaptarse a la situación, pero en la segunda etapa empieza a aparecer el agotamiento“, manifestó la profesional, quien es profesora de Salud Pública y Salud Mental en la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

A su vez, Stolkiner alertó en su análisis del aislamiento obligatorio: “La evolución de cada persona en cuanto al aislamiento es singular, tiene que ver con su condición económica, edad y su propia historia. Pueden presentarse momentos de cólera hacia convivientes o vecinos a los que se les adjudique peligro de transmisión de la enfermedad. Además, desde algunos medios de comunicación hay una convocatoria al enojo”.

“Otro sentimiento puede ser el de tristeza. Estamos atravesando el duelo para nuestra construcción ilusoria de futuro frente a un alto nivel de incertidumbre”, agregó en ese contexto. En relación a esos sentimientos de dolor, la experta se enfocó especialmente en los niños y sus temores. “Como el del perder a un padre o a un abuelo, el que muchas veces no expresan”, destacó sobre las consecuencias de tanto encierro de la población.

“En cuanto a los chicos, los padres deben facilitar las preguntas cuando aparezcan sus dudas con el fin de poder satisfacerlas y respetar sus espacios de privacidad. Nada de lo que está pasando es patológico. Cada persona se adapta a esto de acuerdo con sus recursos”, concluyó la profesional de la salud mental, quien también se desempeña en la Universidad Nacional de la localidad bonaerense de Lanús.

Compartir en: