El uso de tapabocas será obligatorio a partir del 4 de mayo en Buenos Aires

Así lo determinó el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, quien busca mejorar los índices en la ciudad de Buenos Aires.

En la jornada del sábado, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, anunció una nueva medida sanitaria para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Según declaró, a partir del próximo lunes 4 de mayo, el uso de tapabocas será “obligatorio”. Las autoridades sanitarias intentan contener la curva de contagios en medio de la pandemia de coronavirus que sacude al planeta. A su vez, también se liberan nuevas actividades para reactivar la producción económica del distrito.

El uso también incluye a personas que circulen acompañadas en vehículos particulares. La única excepción serán aquellos individuos que, por estrictas cuestiones de salud, no puedan utilizarlo. “El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, ha tomado la decisión que este lunes 4 de mayo sea obligatorio el uso de tapabocas en toda la Ciudad, y solamente quedan exceptuado todas las personas que por razones de salud no tengan que usarlos”, remarcó Diego Santilli en conferencia de prensa.

Por otro lado, el funcionario de Juntos por el Cambio destacó la necesidad de cumplir con la nueva regulación sanitaria. “Es muy importante esto, lo hacemos porque hemos descubierto que dos de cada tres personas son asintomáticas y es para evitar la propagación del virus”, comentó ante la prensa. El distrito porteño es uno de los más afectados por el COVID-19 junto con la provincia de Buenos Aires.

¿Cómo se desarrolla la pandemia en Buenos Aires?

Desde su perspectiva, es fundamental continuar las medidas de forma rigurosa y constante. El descuido o la apertura masiva de la cuarentena puede tener un efecto negativo a pesar de la buena perspectiva que mantiene Argentina. “Los argentinos hemos hecho un esfuerzo muy grande para aplanar la curva y debemos seguir y no descuidarnos, seguir avanzando en el cuidado y en las medidas preventivas, por eso el lunes será obligatorio el uso de tapabocas en toda la Ciudad”, sostuvo.

“La curva se está comportando erráticamente; tuvimos cinco días de crecimiento, después tres días de volver al valle. La curva por momento sube y otros no, hay más casos, pero siempre está debajo de la curva que no satura, ni genera problemas en el sistema de salud, tanto público como privado”, destacó. Frente a un panorama con tanta incertidumbre, la gestión opositora intenta mejorar los controles a pocos días del fin de la 3ª fase de la cuarentena.

Compartir en: