Se confirmó la primera muerte por coronavirus en Villa 31

Por el momento, se registraron 124 casos positivos.

Esta tarde, el ministerio de Salud, que conduce Ginés González García, confirmó la primera muerte por coronavirus en Villa 31. El populoso asentamiento se ubica en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El virus llegó hace dos semanas en la villa y tuvo una rápida dispersión entre los habitantes. Hasta el momento, se confirmaron 124 casos positivos y temen que pueda seguir aumentándose en los próximos días.

De acuerdo a los datos que suministró el Gobierno de Capital Federal, el 1° fallecimiento en Villa 31 se trató de una mujer, de 84 años de edad y, según consignó la agencia Noticias Argentinas, era madre de la primera persona que se contagió en el asentamiento. El vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, había manifestado mucha preocupación por el aumento de casos positivos de coronavirus en los asentamientos de CABA.

No es la primera muerte en un asentamiento

El sábado 12 de abril, El Intransigente informaba que una mujer, de 49 años, fallecía por una enfermedad asociada al virus. Ésta se desempeñaba en servicios generales en el Senado de la Nación. “No creo que haya viajado, a lo mejor tuvo contacto con alguien que sí pero aún no está claro”, señalaba el presidente de la Asociación del Personal Legislativo, Norberto Di Próspero. La mujer vivía en la villa 1-11-14, del barrio porteño de Flores.

“La falta de agua”, ¿un agravante?

La legisladora porteña, Laura Velasco, confirmó que, “en la Villa 32, existen 57 casos de coronavirus”. En diálogo con Clarín, la legisladora del partido Somos agregó que la situación se agrava porque falta el agua desde hace varios días. Asimismo, reclamó para la población de zonas vulnerables el acceso a “necesidades básicas” como el agua, a la asistencia alimentaria y sanitaria, con un protocolo específico para barrios vulnerables.

En este sentido, Jeremías Cantero, titular del Polo Obrero de la Ciudad de Buenos Aires, se refirió a este tema en El Intransigente. Para el dirigente social, la falta de agua potable en villas y asentamientos es un problema que se arrastra hace varios años. Asimismo, agregó que, además, se debe al problema de “infraestructura” y una interna entre Aysa y Ciudad. A su vez, Canteros denuncio que, al coronavirus, se le suman el dengue, que aumentó en este tiempo en los barrios populares.

Compartir en: