Un estudio académico reveló cuáles son las emociones negativas que aumentaron durante la cuarentena

Se trata de un relevamiento sobre el impacto emocional del aislamiento obligatorio.

La depresión y la ansiedad aumentaron, en mayor medida entre los más jóvenes, debido a la cuarentena dispuesta por el Gobierno Nacional para combatir la pandemia de coronavirus. Así lo sacó a la luz un relevamiento sobre el impacto emocional del aislamiento obligatorio social, preventivo y obligatorio efectuado por un grupo de investigadores y becarios de la provincia de Buenos Aires.

Se trata de una investigación de expertos y becarios del Instituto de Psicología Básica, Aplicada y Tecnología (Ipsibat), organismo vinculado a la Comisión de Investigaciones Científicas (depende del Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación tecnológica bonaerense). Ellos desarrollaron esta iniciativa de indagación sustentada en una encuesta virtual que tuvo hasta ahora más de 25 mil respuestas.

El informe implicó mediciones de tres momentos distintos: la primera a los dos días de comenzada la cuarentena, la segunda a los 14 de la primera medición y la tercera fue 32 días más tarde. “Lo que notamos es un crecimiento en la depresión en toda la muestra, algo que veíamos como una tendencia leve al comienzo y que en la última medición se ha vuelto más acentuada. Sin embargo, este incremento es más marcado entre jóvenes de entre 18 a 25 años”, explicó Fernando Poo, quien además es investigador adjunto del Conicet.

“Los valores promedio de ansiedad, que tendían a bajar a los 15 días de iniciada la cuarentena, subieron en la última evaluación en todas las franjas etarias. El ‘afecto negativo’, que refleja el estrés subjetivo y experiencias de displacer, enojo y nerviosismo, también sube en todos los grupos etarios, menos en los mayores de 60 años”, continuó este integrante del equipo de investigación del proyecto.

Por último, el investigador manifestó sobre las consecuencias psicológicas de la cuarentena: “El aumento de la edad parece funcionar como un factor protector ante el impacto emocional del aislamiento. Ahora, el relevamiento realizado a los 50 días de aislamiento, indica que el impacto emocional del mismo es mayor. La depresión, la ansiedad y el afecto negativo aumentaron de forma significativa y con mayor magnitud”.

Compartir en: