Representantes de comedores de las villas porteñas reclaman por agua y alimentos en el Obelisco

Reclaman la falta de insumos, agua y alimentos para comedores. No hubo complicaciones en el tránsito.

Esta mañana un grupo de personas se concentró en el Obelisco para reclamar por agua potable y alimentos para comedores de las villas porteñas. La manifestación se nucleó en Plaza de la República, y se mantuvo cortado un carril de Avenida Corrientes, pero sin complicaciones en el tránsito. Los protestantes piden mayor intervención en las zonas vulnerables al Gobierno de la Ciudad. 

“Agua potable = salud”; Necesitamos insumos sanitarios” y “Necesitamos alimentos en los barrios”, decían algunos de los carteles que encabezaban la manifestación popular concentrada en el Obelisco. Representantes de distintas villas y comedores del área metropolitana de Buenos Aires formaron parte del reclamo y expresaron su preocupación por la falta de agua corriente desde el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio. 

Mayra, del comedor de la Villa de Barracas, apuntó: “En el merendero asistimos a 150 chicos, y el gobierno nos entrega sólo 45 viandas. Tenemos que dividirlo entre todos y seguimos haciendo todo tipo de cosas para poder atender a todos los chicos”. Además, la referente puntualizó que el agua vuelve en horarios nocturnos y de madrugada, por lo que tienen que mantenerse en alerta para poder cargar en baldes. 

Además de la falta de agua, los barrios populares de la ciudad carecen de insumos básicos de higiene y salubridad, por lo que agrava la situación de las familias que habitan las villas. Hasta el momento, se registraron más de 2800 contagios y al menos 23 muertes por Covid-19. El avance del virus crece de manera drástica en estas zonas, por la dificultad que presentan las familias para poder respetar la cuarentena sin los suministros básicos de agua y salubridad necesarios.

Los contagios en los barrios populares alcanzaron un 40% de todos los casos de Ciudad de Buenos Aires, por lo que representan una de las principales preocupaciones para el Gobierno nacional, provincial y local. Semanas atrás se conoció el fallecimiento de Víctor Navarro de 57 años, representante de la agrupación Barrios de Pie y de un merendero de la Villa 31. La muerte de Navarro se suma a la de Ramona Medina, de 42 años, quien había sido una de las principales voceras del reclamo por la falta de condiciones de salubridad en las villas. 

Compartir en: