Controversia: FOPEA defendió a Luis Majul y hubo fuertes repercusiones

El Foro de Periodismo Argentino emitió un comunicado sobre Majul y encendió un debate sobre la libertad de expresión.

Luis Majul está implicado en las escuchas ilegales que se hicieron durante la gestión del macrismo. Diferentes periodistas difundieron información que demostraría la influencia de los servicios de inteligencia en el armado de “La Cornisa”, ciclo de noticias que conduce el comunicador. En este contexto, El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) emitió un comunicado defendiendo al integrante de La Nación+.

“FOPEA expresa su solidaridad con los socios Luis Majul, Nicolás Wiñazki y Nicolás Santoro que vienen sufriendo una campaña pública de hostigamiento en las últimas semanas”, expresa la primera parte del comunicado de la institución. Además, hicieron referencia, a la libertad de expresión: “Reiteramos que la narrativa estigmatizante contra periodistas es un retroceso en nuestra construcción democrática”.

Adepa, La Asociación de Entidades Periodísticas Argentina, también brindó su respaldo a Luis Majul. En un comunicado similar al de FOPEA, condenaron “la estigmatización y la persecución de periodistas por investigar al poder”. Además, aseguraron que estas acciones “son incompatibles con el clima de respeto a la libertad de expresión que la democracia exige a todos los ciudadanos”.

Esta no es la primera vez que FOPEA pone las manos en el fuego por Majul, hay otros antecedentes al respecto. Tras lo mencionado es pertinente conocer que 65 socios pertenecen al grupo Clarín, 38 a La Nación, 18 al grupo Vila- Manzano, 12 de Telefe y 10 del grupo Perfil, por lo que no sorprende que se defiendan los intereses de esas empresas y sus representantes a pesar de la investigación judicial.

¿Apoyo desigual?

Eze Guazzora, recibió una perimetral de parte de Luis Majul luego de intentar establecer un intercambio periodístico con su colega. Tras recibir la notificación, el hombre denunció el intento de censura del conductor de “La Cornisa”. FOPEA no se refirió a esa medida, ni repudió la libertad de expresión, cuestión que planteó una serie de interrogantes de personas que trabajan en los medios.

Compartir en: