Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Vuelta a clases

POLÍTICA

A menos de un mes, la Provincia de Buenos Aires todavía no sabe cómo será la vuelta a clases

El Gobierno de Axel Kicillof todavía no resolvió si vuelven a las aulas o no.

<


El próximo 3 de marzo será la vuelta a clases en la Provincia de Buenos Aires. Desde mediados de enero que se conoce esta noticia aunque los pormenores de cómo será este regreso para los alumnos no se saben pero no porque no se haya difundido la información sino porque ni desde el Gobierno lo tienen claro. Así lo reconoció el director de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense, Alberto Sileoni.

En diálogo con Radio 10, el dirigente reconoció que están «analizando el tema de las burbujas, todavía no tenemos definiciones al respecto» aunque más allá de esto «vamos a tratar que todos los chicos vayan a la escuela». Estas declaraciones toman por sorpresa a padres y alumnos, quienes tenían entendido que volverían a los colegios de manera presencial junto al resto de sus compañeros.

A pesar de esto, Sileoni aclaró que «los docentes en términos generales están dispuestos a volver a la presencialidad en las aulas» por lo que la decisión depende meramente de Axel Kicillof, gobernador de Buenos Aires, y sus ministros. Teniendo en cuenta esto, el funcionario no descartó las clases remotas porque «es una puerta que no se puede cerrar teniendo en cuenta que la pandemia se reformula constantemente».

Sin la decisión tomada pero con la fecha de inicio de clases lista, en la Provincia de Buenos Aires deberán definir rápidamente bajo que modalidad volverá la educación tras el receso vacacional. Al respecto, el dirigente aseguró que «haremos el mayor de los esfuerzos todos para que las clases sean presenciales, perdimos mucho en estos dos años, necesitamos recuperar ciertos aprendizajes».

Las condiciones para la vuelta a clases

En los últimos meses, Axel Kicillof aceleró la campaña de vacunación en menores de edad para que la vuelta a clases sea con el mayor de los cuidados posibles. Si bien hay un gran caudal de jóvenes con el esquema de vacunación completo, la idea es llevar adelante un «aula segura» en la cual «se van a utilizar barbijos, habrá ventilación cruzada y el mayor distanciamiento dentro de lo que se pueda».

Por otro lado, la condición fundamental para que esto se de es la voluntad de los alumnos y docentes, un tema en el que parece que hay consenso porque ninguna de las partes ha salido a manifestarse en contra de la presencialidad. Ahora todo depende de Kicillof, quien se encuentra de viaje junto al presidente de la Nación, y sus ministros de cara a las próximas cuatro semanas.