Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Cristina Fernández de Kirchner

POLÍTICA

¿Acuerdo con el FMI y separación?: cuatro senadores oficialistas buscan despegarse de Cristina Kirchner

La vicepresidenta, ya sin la mayoría en el recinto, corre el riesgo de perder otros cuatro adeptos.





banner

Tras las últimas elecciones legislativas, el Frente de Todos perdió el quórum en las dos cámaras del Congreso de la Nacional. Sin embargo, el oficialismo se las arregló para conseguir un impensado triunfo en Bienes Personales, más allá del yerro con el Presupuesto 2022. Pero luego del principio de acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la consecuente carta del diputado Máximo Kirchner en contra de ello, detonó en una nueva fisura en el oficialismo. Al punto que hay cuatro senadores nacionales que buscan despegarse de Cristina Kirchner.

Según consignó NA, son el entrerriano Edgardo Kueider, el correntino Carlos Espínola, el salteño Sergio Leavy y el jujeño Guillermo Snopek quienes analizan apartarse de la conducción de la vicepresidenta y armar un subloque que se maneje con autonomía dentro de la Cámara alta. Una especie “cuatro mosqueteros” rebeldes que, si bien no pretenden romper el bloque, reclaman ser más escuchados y tener mayor influencia en los debates y en la agenda parlamentaria de la bancada conducida por el formoseño José Mayans.

Ser o no ser ante el FMI

La discusión sobre el acuerdo de presidente Alberto Fernández con el FMI ensanchó la grieta, ya que Mayans reclamó conocer la letra chica de la carta de intención antes de decidir sobre el voto, y Kueider adelantó que apoyará ciegamente al Poder Ejecutivo. “Para mí el costo de no pagar significa entrar en default y eso tiene un impacto mucho mayor desde el punto de vista de la economía y también social. Significa por ejemplo que el dólar se va a escapar, que el peso y el sueldo de los trabajadores va a valer menos”, argumentó.

No obstante, Mayans, fiel al kirchnerismo, abrió el paraguas y le exigió a la Casa Rosada que dé a conocer los detalles del acuerdo para evaluar “en qué compromiso nos vamos a meter”, al tiempo que hizo hincapié en que la deuda “es ilegal”, y sumó una cuota de suspenso al remarcar que los legisladores fueron electos “para que hagamos las cosas bien”.

Seguidamente, Mayans pidió que se ingrese el proyecto por la Cámara de Diputados, para ganar tiempo en el Senado y analizar mejor la jugada a la luz de lo que ocurra en ese recinto. Además, esa hoja de ruta conllevaría el beneficio de postergar las pujas internas que se desatarían en el bloque entre los que están seguros de acompañar la iniciativa y los que tienen dudas.

El “peso” que se sacaría de encima Cristina

Pero, por sobre todas las cosas, libraría a Cristina Kirchner de tener que fijar una postura en lo inmediato. De hecho, cabe destacar que la vicepresidenta y titular del Senado aún no se pronunció al respecto, aunque es sabido que tiene diferencias al igual que su hijo Máximo. Ya lo reflejó en una de sus famosas cartas y en la asunción de la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, a donde la expresidenta fue una de las disertantes invitadas principales.

Ya sea que elija el camino de apoyar o de no acompañar el acuerdo, la vicepresidenta quedará expuesta políticamente, ya que cualquiera de las opciones la dejarán en una situación de incomodidad. Pese a la influencia de Cristina en la Cámara alta, se presume que el Gobierno lograría con los votos para aprobar el acuerdo, mientras que en Diputados el panorama pinta un poco más complejo, aunque también prevalecería la intención albertista.

Los pronósticos de una eventual votación

Si el debate comienza en Diputados, la responsabilidad primaria de recolectar los votos recaería en el presidente de ese recinto, Sergio Massa, y en el flamante jefe del bloque oficialista, el santafesino Germán Martínez. El diputado Itai Hagman, que responde a Juan Grabois, reveló días atrás que habrían cerca de 30 diputados oficialistas que optarían por la abstención, algo que no cayó muy bien en el entorno de La Cámpora.