Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Amado Boudou

POLÍTICA

Amado Boudou y Luis D’Elía en la marcha del #1F: dos kirchneristas con un vasto prontuario judicial

Pidieron la renuncia de los titulares de la Corte Suprema en lo que fue la segunda ofensiva K en un mes.



Pasadas las 19.00 de este martes, continuaba en la Plaza Lavalle la marcha contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación convocada por el juez José María Ramos Padilla. A la misma, se sumaron distintas organizaciones políticas, sindicales, judiciales y de Derechos Humanos, entre ellos, el exvicepresidente Amado Boudou y el líder piquetero Luis D’Elía, dos figuras K que cuentan con un vasto prontuario judicial, aunque desde hace varios meses gozan de su libertad condicional.

Pasadas las 19.00 de este martes, continuaba en la Plaza Lavalle la marcha contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación convocada por el juez José María Ramos Padilla. A la misma, se sumaron distintas organizaciones políticas, sindicales, judiciales y de Derechos Humanos, entre ellos, el exvicepresidente Amado Boudou y el líder piquetero Luis D’Elía, dos figuras K que cuentan con un vasto prontuario judicial, aunque desde hace varios meses gozan de su libertad condicional.

De hecho, fue D’Elía, en representación de la Federación de Tierra, Vivienda y Hábitat (FTV), uno de los primeros en complementarse a Ramos Padilla para llamar a la movilización. En los minutos previos a la conferencia del magistrado, el único orador de la actividad además de las actrices Cristina Banegas y Luisa Kuliok, se lo pudo ver al piquetero haciendo las veces de “guardaespaldas”, enfrentando a los medios presentes.

El derrotero judicial de Boudou

En 2018, Amado Boudou era condenado a cinco años y diez meses de prisión en la cárcel de Ezeiza por el caso Ciccone Calcográfica. De ahí, se fue en abril de 2020 con libertad domiciliaria, en plena pandemia de coronavirus, y en medio de la indefinición de la Justicia para resolver si le mantenía o no ese beneficio. La decisión del juez Daniel Obligado se sustentó en la vulnerabilidad en la que estaban sus dos hijos menores, y que la condena aún no estaba firme.

Sin embargo, en noviembre de ese 2020 la condena quedó firme porque la Corte Suprema rechazó un recurso para revisar su pena pese a lo cual Boudou siguió detenido en su casa. Los fiscales habían pedido que vuelva a la cárcel y así o decidió Obligado, pero sometió su decisión a que la misma quedara firme en una instancia superior.

Durante la feria judicial de enero de 2021, Obligado no habilitó el trámite de la causa y se dilató la decisión, aunque llamativamente el juez sí lo hizo para concederle una reducción de diez meses a Boudou por estímulo educativo tras haber realizado una serie de cursos en el penal de Ezeiza. En febrero, la Cámara de Casación la Sala IV dijo que la decisión de Obligado no fue bien resuelta y remitió el expediente otra vez al juzgado de ejecución, pero Boudou seguía manteniendo el arresto domiciliario.

Al volver el expediente, el juez de ejecución era otro: Ricardo Basílico, quien decidió revocarle la prisión domiciliaria, pero también dejó sujeta su decisión a que el fallo quedara firme. Luego de unos días, la Sala IV de la Cámara de Casación hizo una audiencia para definir si mantenía o no el arresto domiciliario y le quitó otro mes más de su condena por estímulo educativo.

Mientras la Cámara estaba en plazo para definir si Boudou sigue detenido o no en su casa y habiéndose cumplido a mediados de julio el tiempo en que el exfuncionario cumplió las dos terceras partes de la condena, se le dio la libertad condicional. Esa condición se mantendrá mientras el dirigente no cometa delitos y teniendo la prohibición de salida del país, lo cual quedaría sin efecto el año pasado, ya que Boudou viajó a México para las fiestas de fin de año.

Amado Boudou

El historial de D’Elía

D’Elía inició el 24 de agosto último su etapa de libertad condicional tras dos años y medio preso (entre la cárcel y la domiciliaria) en Isidro Casanova, La Matanza. El líder piquetero cumplió los dos tercios de la condena firme: tenía tres años y medio por la toma de la Comisaría 24 de la Policía Federal en 2004. El fallo del Tribunal Oral Federal Nº 6 llegó 16 años después del episodio.

Junto a un grupo de manifestantes, D’Elía repudió el homicidio de un dirigente social y acusó a la Policía de complicidad con ese hecho. Si bien la Corte Suprema se mostró a favor del TOF Nº 6 y ratificó la condena, el líder piquetero estaba preso desde el 25 de febrero de 2019 y con una sentencia que no estaba firme.

La libertad condicional no modifica los plazos del cumplimiento de la pena, que vencerán el 24 de noviembre de 2022 a las 24 horas, mientras que la «caducidad registral» operará un año más tarde. No obstante, durante ese lapso D’Elía estará en libertad y deberá someterse a controles periódicos sobre el cumplimiento de las normas de reinserción en la sociedad.

¿Máximo o Macri?: el furcio de D’Elía

En el ínterin previo a que Ramos Padilla se suba al escenario para leer el documento de la marcha, D’Elía respondió preguntas a la prensa y no faltó la consulta sobre la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados nacional. Entre la multitud, lanzó: “Yo lo invito a (Mauricio) Macri, que es un gran pibe, un gran compañero, que lo mire a Lula (Da Silva, expresidente brasileño), la referencia continental más alta de los pueblos que luchamos”. Reconociendo su error, hizo una pausa de un segundo y se retractó: “Máximo, le recomiendo a Máximo que lo escuche a Lula”.