Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alquileres

ECONOMÍA

Aumentan hasta 70% los alquileres en la Ciudad de Buenos Aires: los valores que se vienen a partir de 2022

El valor de un monoambiente aumentó más que otros departamentos de dos o tres ambientes en los últimos meses.

<

La inflación en Argentina no da respiro mientras el sueldo de un trabajador promedio se devalúa con la inflación. Ahora, la Ciudad de Buenos Aires enfrenta otro serio problema con los contratos de alquiler, al constatarse aumentos de hasta un 70% a partir de 2022. Desde el Colegio de Martilleros porteño, pidieron al poder político la revisión urgente de la Ley de Alquileres y su inmediato tratamiento en las sesiones ordinarias de marzo.

La presidenta del organismo, Marta Liotto, expresó su preocupación por el perjuicio que la modificación de la ley significa tanto para inquilinos como para propietarios y agentes inmobiliarios. Cabe recordar que un estudio realizado por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (Ceso) también determinó que mientras los inmuebles de un ambiente subieron 6,3% en diciembre pasado, los de dos ambientes se incrementaron 2,6% y los de tres mantuvieron los mismos valores.

“El que tiene ya celebrado un contrato de locación desde el año pasado y, en estos tiempos, está llegando el primer aumento y primer corte inflacionario, sería del 52%. La realidad es que es costosísimo, para una familia, afrontar estos gastos”, sostuvo, tomando en cuenta los costos de las expensas, servicios y la canasta básica, que está alrededor de los $75.000.

Los propietarios corren la misma suerte, ya que se registró la renta más baja de la historia. “Realmente, no está pasando el sector un momento reluciente, todo lo contrario, estamos verdaderamente en la peor crisis inmobiliaria de la historia”. Según una encuesta realizada en el portal de propiedades Zonaprop arrojó que  el 58% de los dueños se vio afectado por la indexación anual y por la extensión del plazo del contrato a tres años.

Hoy, un propietario que alquila un inmueble de USD 100.000 recibe una renta de entre $50.000 y $55.000 (USD 3000-3500 anual), algo considerado como “insólito” por la presidenta del Colegio de Martilleros. “Necesitamos un plazo de 42 o 43 años para juntar, de nuevo, el valor invertido. Eso no existe en ningún lugar del mundo. Normalmente, el importe invertido se recupera entre los 20 y 30 años”.

Además, la experta sostuvo que el mercado inmobiliario no está parejo, ya que las locaciones tienen precios bastante diferenciados y con faltas en su regulación. “Hay gente que ha quedado con el valor histórico del anterior contrato y hay gente con valores muy altos”. De esta manera, el que realizó un contrato el año pasado está más beneficiado que el que lo realizó en 2019, ya que afrontaría casi el doble de gastos muy repentinamente.

Marta Liotto también explicó que muchos inquilinos y propietarios están a la espera de los nuevos debates sobre la Ley de Alquileres, luego de los tantos anuncios que se realizaron desde el Gobierno nacional. “Estamos en Argentina. En un contrato de tres años, nadie puede saber si necesita de una propiedad. Tres años es futurología y un salto al vacío”, culminó la especialista. 

Proyectos de modificación o derogación

Hay varios proyectos presentados para modificar o derogar la actual Ley, considerada por la Cámara Argentina Inmobiliaria como “nociva” para los locadores. El Diputado Nacional de la Provincia de Buenos Aires por el PRO, Alberto Asseff, no solo busca la derogación, sino la priorización de la libertad del mercado y que cada propietario arregle con el inquilino de manera libre y sin ningún control. Además, propuso sancionar el polémico “desalojo express” para evitar posibles usurpaciones del inmueble.

Otro proyecto presentado desde la oposición fue el de Gisela Scaglia, quien pretendía que no se derogue la ley, sino que se modifiquen los puntos más problemáticos para el propietario. Uno de esos ítems fue la modificación del contrato. Se buscó la baja de tres años a dos y además que los dueños pudieran terminar el contrato de manera unilateral.  Fernando Sánchez presentó otro que no ponía límites de duración del contrato y no establecía un paso por la AFIP para la regulación del contrato de alquiler

Propietarios e inquilinos, perjudicados por igual

La depreciación de los salarios y la inflación es preocupante entre los inquilinos. El Ceso precisó que el precio promedio de un monoambiente en Capital Federal se ubica en $34.000, mientras que el salario promedio de un trabajador que es de $32.000 alcanza para cubrir el 94,1% del alquiler sin incluir las expensas y los servicios básicos. Al pasar a una propiedad de dos ambientes, el valor asciende a $39.000 y en los de tres ambientes, a $60.000.

Por el lado de la compraventa de inmuebles, el presidente del Colegio de Escribanos porteño, Jorge Bartolo, precisó que “si bien los 12 meses de 2021 dan una recuperación del 53% respecto a 2020, mirar la serie histórica nos dice que los últimos dos años fueron los peores registros desde 1998”. El impacto de la pandemia perjudicó las operaciones inmobiliarias y paralizó el mercado por varios meses.