Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Horacio Rodríguez Larreta

SOCIEDAD

Ciudad de Buenos Aires: denuncian al Gobierno por abandono y posible demolición de un patrimonio arquitectónico

Se trata de la casa de Francisco Beiró, quien fue intendente interino de la Capital, ministro del Interior, y tuvo un rol clave para el progreso de Villa Devoto.

<

Los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires plasmaron su preocupación por el grave deterioro de una casona histórica en el barrio de Villa Devoto, que data de inicios del siglo 20. El lugar, que es considerado patrimonio arquitectónico de gran importancia, está abandonado desde 2008, ya que una inmobiliaria compró el inmueble y nunca más se hizo cargo de su mantenimiento. Ante esto y la falta de intervención política sobre el tema, denuncian al Gobierno de la Ciudad (GCBA) por abandono y posible demolición.

Buenos Aires Perdida, una cuenta de Twitter administrada por una usuaria que se encarga de registrar lugares históricos de la Ciudad, publicó un hilo detallando la historia y su estado actual. “La compró una inmobiliaria en 2008 y desde entonces la abandonaron, posiblemente para que se deteriore y el GCBA autorice su demolición, explicó, a pesar de que, desde ese mismo año, la propiedad fue catalogada en el nivel de protección estructural por la Legislatura porteña.

Sin embargo, pese a que los vecinos reclamaron que se declare en el nivel de utilidad pública en 2009 y 2011, la Comisión de Finanzas rechazó el pedido. “La casa perteneció a sus descendientes hasta fines de 2007, cuando la vendieron a una conocida inmobiliaria de la zona con la esperanza de que pudieran mantenerla mejor que ellos…”, señaló.

Marta Liotto, vecina del barrio y presidenta del Colegio de Martilleros porteño, destacó que «la casa no se puede tirar abajo porque tiene protección histórica, pero si los techos se caen por la presión del agua, entonces esa protección se pierde. Por eso queremos que se apruebe la expropiación cuanto antes porque la propiedad está muy mal». Los deterioros son evidentes: las rejas de ingreso que exhiben las letras iniciales FB tienen muestras de óxido; los vidrios de la puerta están destrozados; las paredes y techos de adentro, al borde del colapso; la carpintería, los mármoles y granitos de los revestimientos originales se perdieron y los vitraux lucen incompletos.

El proyecto de ley más reciente fue presentado en agosto de 2020, con el número 1961/2020, para convertirla en un museo y un centro cultural. No obstante, el proyecto todavía no fue tratado en la Legislatura, y por eso los residentes de Villa Devoto advirtieron que el Gobierno espera que se deteriore más para dar paso a la demolición.

La casona no solo tiene un valor histórico significativo, sino también cultural. “Hasta 2007, en la casa de Beiró se rodaron diversas series y películas, como Locas de Amor, Mujeres Asesinas y Epitafios”, narra Buenos Aires Perdida. No solo se utilizaban los exteriores del lugar, sino que también se realizaban tomas dentro de la locación. Julieta Díaz y Alfredo Casero, por ejemplo, actuaron allí.

Posibles intenciones detrás del deterioro

No es casual que los vecinos denuncien al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. Desde hace varios años, residentes de distintos barrios y funcionarios sacan fotografías de casonas loteadas para ser demolidas, para la construcción de edificios, playas de estacionamiento, entre otros espacios. En septiembre de 2021, se avanzó con la demolición del histórico edificio de la esquina de Avenida Olazábal y Vidal, en el barrio de Belgrano, para comenzar la construcción de una torre. Se trataba de un sitio construido a comienzos del siglo XX por el reconocido arquitecto italiano Alfredo Olivari, quien registra en su autoría decenas de obras en CABA.

“Basta de demoler”, un grupo de personas que brega por el mantenimiento del casco histórico de la Ciudad, presentó un informe junto con la Facultad de Arquitectura de la UBA. El documento indica que en CABA hay 141.000 lotes protegidos por la Ley 3056, mediante la cual se establece que el CAAP debe analizar los edificios anteriores al año 1941 y seleccionar, según criterios establecidos por el Código Urbanístico, cuáles serán conservados cómo patrimonio y cuales podrán ser demolidos.

Ante este escenario, precisaron que de acuerdo a los lineamientos normativos, de los 141 mil lotes solo registraron 8.195 inmuebles que deberán ser protegidos. Es decir, tan sólo el 13 %. «Es por esta razón que aún seguimos siendo testigos de la pérdida lenta pero segura de cientos de edificios patrimoniales», expresaron. La casa de Beiró data de 1910, de manera que debería estar incluida para su protección.