Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Frente de Todos

POLÍTICA

Consumo de drogas: ¿cuál es la propuesta del Frente de Todos para terminar con el narcotráfico?

La cocaína envenenada de Puerta 8 despertó ciertos temas que habían sido desplazados de la agenda.



Carolina Gaillard, diputada del Frente de Todos, propuso un proyecto en el Congreso para despenalizar el consumo de estupefacientes en Argentina bajo el slogan de la «clandestinidad mata». La dirigente política sostuvo que la guerra contra las drogas fracasó, sin embargo, luego se contradijo al decir que la comercialización debería seguir prohibida.

«¿Tenemos un Estado para combatir el narcotráfico? La guerra contra las drogas fracasó, lo mismo que el prohibicionismo al que consume las drogas. La penalización no disminuye el consumo, lo que hace es que haya clandestinidad y que los usuarios sean penalizados y alejados del sistema de salud por temores a ser estigmatizados», sostuvo Gaillard en una entrevista para Radio Del Plata.

«Nosotros lo que planteamos es la despenalización del consumo personal de sustancias. No estamos hablando de despenalizar la comercialización, lo que pretendemos es que haya una mirada de protección de la salud pública hacia el consumidor», sentenció la diputada del oficialismo en busca de una solución rápida a la problemática de las drogas en Argentina.

«Es como el aborto. No podemos mirar para otro lado. La clandestinidad mata y el Estado tiene que poner los recursos. Hay países que despenalizaron el consumo como Uruguay, Brasil, México, Portugal, España o Perú. El que consume va a seguir consumiendo y no le importa el precio», explicó la dirigente que representa al kirchnerismo.

¿La legalización desplazó al mercado negro en Uruguay?

José Mujica cuando era presidente de Uruguay impulsó un proyecto para legalizar el consumo de la marihuana en 2013. «Una medida contra el narcotráfico para robarle mercado», había afirmado Mujica bajo un lema que buscaba terminar con un conflicto complejo. Estudios oficiales en 2019 mostraron que el Estado obtuvo 22 millones de dólares a través de la venta regulada del cannabis, por lo tanto, le quitó ganancias al narcotráfico.

En Uruguay se habilitó el cultivo particular de cannabis para uso recreativo y un sistema controlado por el Estado para la producción y venta de marihuana en farmacias. Por otro lado, en la actualidad hay más de 8.000 personas que se inscribieron en el organismo estatal como cultivadores domésticos, quienes pueden disponer de hasta seis plantas de cannabis en su hogar. También, hay más de 140 clubes de membresía, a quienes se les permite obtener hasta 45 socios y 99 plantas por club.

Sin embargo, el mercado negro sigue existiendo, ya que denuncian que hay zonas para obtener plantas sin ningún tipo de regulación y precios más baratos. El otro problema, es que el consumo de marihuana no disminuyó, sino que aumentó en un 10% entre 2014 y 2018. Por otra aprte, legalizar todas las drogas en Argentina implicaría regular las dosis de sustancias que de por sí son tóxicas y esto generaría falta de oferta y precios más elevados como sucede en Uruguay.