Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Juan Cabandié

POLÍTICA

En datos: por qué se podrían haber controlado los incendios en Corrientes y la responsabilidad de Juan Cabandié

Denuncian imprevisión, desidia, y un pozo de $2.640 millones destinados al combate del fuego que están guardados

<


Los incendios en Corrientes no cesan y las críticas al ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, son recurrentes. Mientras el Gobierno provincial sale a pedir ayuda a Estados Unidos y otros países vecinos, las denuncias sobre las irregularidades en su gestión ponen en aprietos al funcionario nacional. «Imprevisión, desidia, y $2.640 millones destinados al combate del fuego que están guardados«, exponen los documentos.

En primer lugar, los incendios en Corrientes no tomaron por sorpresa al Gobierno nacional que, al parecer, no tomó nota sobre lo ocurrido durante los últimos 24 meses. En 2020 se quemaron un total de 1,15 millones de hectáreas a lo largo del país: en el Delta del Paraná se perdieron 486.934, otras 102.770 en la Patagonia, en Córdoba alrededor de 40 mil y hubo incendios en otras 14 provincias. 

Respecto al factor ‘sorpresa’, el Ejecutivo también conocía desde hace meses la falta de agua extrema que afecta al noreste y otras regiones del país. La Emergencia hídrica, es decir la condición de sequía, fue declarada en 7 provincias en el decreto 482 del 24 de julio de 2021 “por lo que decir que la rapidez con que se extendieron los incendios y la sorpresa que evitó una respuesta rápida” no es un argumento válido, explicó Ignacio Montes de Oca a través de un extenso hilo de Twitter.

Antecedente litoraleño e irregularidades en el SNMF

De acuerdo a los reportes oficiales del Ministerio de Ambiente, entre enero y julio de 2021 el 52% de los incendios se produjeron en áreas naturales protegidas de las cuales gran parte corresponden a Entre Ríos. Es decir, hace apenas un puñado de meses la región más afectada estaba apenas unos kilómetros al sur de donde hoy arrasa el fuego. 

Frente a este escenario ambiental y la falta de respuesta del Ejecutivo, se presentaron en Cámara de Diputados al menos 4 pedidos de informe al ministro Cabandié sobre las acciones concretas en la lucha contra los incendios. Hasta el momento no se hizo ninguna presentación. En paralelo, los números del presupuesto dejan al Gobierno en una situación incómoda.

“El presupuesto de 2019 le asignaba 282 millones al Sistema Nacional del Manejo del Fuego. El de 2022, prevé 282,8 millones. Es decir que se comieron la inflación de dos años o, lo que es otra forma de verlo, recortaron el 42% en 2021 y otro 50,9% al no actualizar la cifra”, explicó Montes de Oca. Lo mismo sucede con el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos

A esto se le suma la falta de formación y equipamiento al personal del área. A lo largo del año pasado, la capacitación para combatir el fuego incluyó a 1.000 agentes, la mitad que en el año 2019. Además, en 2020 el ministerio ejecutó el 65% de su presupuesto del Plan de Manejo del Fuego, “por lo que se perdió un tiempo crucial para preparar los medios y el personal especializado”. Ayer, el gobernador de Corrientes Gustavo Valdés salió a pedir auxilio a Estados Unidos para que envíe recursos.

Fondos disponibles, pero congelados

Lejos de destinar fondos para poder combatir los incendios que se preveían por la anticipada sequía, la poca lluvia y la inoperancia humana, en diciembre de 2021 Cabandié reasignó 383 millones del ministerio al SNMF. Asimismo, según la Resolución 435/2021 del cierre del año pasado Argentina destinó 368 millones de pesos a un fideicomiso que administra el BICE con fondos disponibles para combatir el fuego, es decir, que existen medios para comprar y alquilar aviones o equipar brigadas nuevas.

Los primeros movimientos de esas cuentas llegaron el 10 de febrero de este año, cuando el ministro Cabandié -recién llegado de Barbados- y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, firmaron la Decisión Administrativa 145 que le asignó 4.000 millones al SNMF del mencionado fideicomiso con el BICE. Incluso, las cuentas de Ignacio Montes de Oca, señalan que la torta que se guarda en el Fideicomiso desde abril del año pasado es de 2.460 millones de pesos. “24,11 millones de dólares que, con refuerzo de Nación, hubieran bastado para traer un remedio mejor que los 6 aviones fumigadores que quedan”, comparó. 

Complejo escenario actual

Mientras tanto, el escenario en el noreste argentino es trágico. Mientras los reportes oficiales indican que en 2021 se quemaron 331 mil hectáreas en todo el país, en los primeros 50 días del año solo en Corrientes ya se quemaron 786 mil y la progresión indica que es cuestión de horas para que se triplique la cifra total del año anterior. A esto se le deben sumar las pérdidas en La Pampa, San Luis, Salta y Río Negro, entre otros. 

En medio de esta ola de cuestionamientos y el avance del fuego, el ministro Juan Cabandié recién viajó en las últimas horas a Corrientes por presión del Gabinete. Antes, se concentró en compartir mensajes por redes con ´logros’ de gestión y desligando culpas a la administración provincial y los productores locales, a quienes acusa de impulsar los incendios.