Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Fabián Doman

ESPECTÁCULO

Fabián Doman vivió un tenso momento al aire de su programa

Tenso ida y vuelta al aire del programa de Fabián Doman.

Hace días, se destapó el escándalo de una estafa piramidal. En una época donde la tecnología reina, la gente suele confiar en las compañías que te prometen duplicar tu dinero por una módica cuota. De esta manera, te venden una mentira con forma de piramide en donde el único benefactor es el dueño de esas empresas falsas y totalmente poco rentables. Fabián Doman quiso informarse al respecto y habló con el estafador del momento al aire.

Leonardo Cositorto es la cara visible de la nueva estafa piramidal. Él se hacía pasar por el CEO y fundador de Generación ZEO, la empresa acusada de esta nueva estafa. Cositorto se encuentra profugo de la justicia y se cree que se está quedando en el Caribe. Desde allí, tiene la caradurez de seguir filmando vídeos para YouTube en donde les pide 100 dólares y que sigan confiando en él.

Asimismo, lejos de mostrarse temerosos de la justicia Leonardo Cositorto sigue dando entrevistas a distintos medios. Tal fue el caso de ayer. El estafador decidió salir al aire de «Momento D» en donde tuvo un encontronazo con Fabián Doman. El conductor se mostró sumamente indignado ante la impunidad con la que se maneja Cositorto y no se guardó nada.

En un tenso ida y vuelva, Cositorto confirmaba que todo es una campaña de manipulación para poner en contra a la gente con Generación ZOE. Según él, la imputación que le hicieron no tiene validez alguna y es todo mediático. «Son grupos de empresas que no quieren sacar del mercado», sentenció con total seguridad Leonardo Cositorto.

Ante esto, se iba notando la indignación de Fabián Doman quien no le creía nada. «¿Usted tiene miedo de ir preso?», le preguntó el periodista. El estafador se lo negó y le admitió que solamente le tiene respeto a Dios. Conjuntamente, el conductor le expresó que el exponerse en televisión le quita peso a su defensa. Por lo tanto, le sugirió de forma amable: «Presentese ante la justicia. Le va a ayudar a usted si dice que es inocente».