Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Incendios

POLÍTICA

Incendios en el macrismo: el día que Sergio Bergman recomendó «rezar» para detener las llamas

A raíz de los incendios en Corrientes, el recuerdo del macrismo tratando estos temas no es alentador.

<


Los incendios que está atravesando Corrientes, con casi 800.000 hectáreas quemadas y el 9% de su territorio arrasado, deja mucho por analizar. Una de las grandes cuestiones es cuánto dinero destinó el Gobierno nacional al ministerio de Ambiente para este tipo de causas porque el trabajo de Juan Cabandié allí comenzó tarde, casi 50 días después.

Sin embargo, esto no es peor que lo que ocurrió en 2016, cuando Mauricio Macri le recortó el presupuesto a este mismo área y su ministro, Sergio Bergman, salió a reclamar a voz abierta. «El Gobierno nos redujo el presupuesto general y nosotros lo queríamos ampliar. Así que vamos a ver cómo hacemos para tener, por lo menos, las mismas herramientas del año pasado», había dicho el rabino en diálogo con El Cordillerano.

Sin embargo esto no fue lo más trágico sino que instantes después advirtió que «para el próximo verano lo más útil que podemos hacer es rezar«, en referencia a un posible incendio en alguna zona del Noroeste Argentino, una declaraciones caóticas que llamaron la atención de los ambientalistas. A pesar de esto, el funcionario por aquel se sentía más preparado que en los veranos anteriores, lo que es aún más extremo.

A su vez, Bergman adelantó que no se veía «con la envergadura de lo que necesitamos» para la época de incendios, algo que un año después sucedió y dejó un saldo más duro del que está viviendo a día de hoy Corrientes. De esta manera, queda en evidencia que el reclamo del macrismo en pedir más atención estatal a los casos es contradictorio por donde se lo mire.

Incendios forestales en La Pampa

Entre noviembre del 2017 y febrero del 2018, La Pampa sufrió el peor incendio de su historia con 1.300.000 hectáreas quemadas y Mauricio Macri decidió delegar la responsabilidad del control del fuego al ministerio de Seguridad tras su recorte al área de Ambiente. Sin embargo, comenzaron a actuar casi un mes después, con 400.000 hectáreas arrasadas.

Como si esto fuera poco, el primer avión hidrante llegó el primero de enero, es decir casi dos meses después del inicio de las llamas. En ese momento el manejo todavía estaba a cargo de Bergman pero días después se lo dejaron a Patricia Bullrich. Lo más curioso fue que a fin de año se conoció que el rabino solo había utilizado el 51% de su presupuesto aquel año, por lo que tenía el dinero pero prefirió no usarlo en el incendio más grande de la gestión macrista.