Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
ANMAT

SOCIEDAD

La ANMAT prohibió una marca de aceite girasol que no estaba habilitada para su consumo

Una serie de irregularidades provocó que se desplazara el alimento del mercado.

La ANMAT prohibió el consumo de un aceite girasol de la marca «Sampietro Nuestro Sabor» de 900 ml por no estar habilitado en el Registro Nacional de Productos Alimenticios. En el envase figuraba la Sociedad Anónima Servimax Industrial y Comercial como el fabricante, sin embargo, los dueños originales afirmaron que hacía dos años que no producían el aceite en cuestión, según el Boletín Oficial.

El producto se encontró en un comercio de Entre Ríos y fue denunciado rápidamente a las autoridades pertinentes. Tras una investigación extensa se descubrió que no poseía un sello de RNPA habilitado y que la fábrica ya no se dedicaba a preparar el alimento. En ese sentido, según el Boletín Oficial se intervino en la distribuidora mayorista Distri Esperanza de la localidad de la Paz que ofrecía el producto a comercios minoristas. Allí se incautaron 696 botellas.

«Según un remito otorgado en la distribuidora, el producto provendría de la razón social Eduardo M. Sampietro, sitio en Ituzaingó 209, Chacabuco, provincia de Buenos Aires», declaró el documento publicado en el Boletín oficial. En otras palabras, la marca Sampietro había falsificado la dirección de la fábrica en todos sus envases de aceite.

El Departamento Vigilancia Sanitaria y Nutricional de los Alimentos con la colaboración de la DGHYSA inspeccionaron el establecimiento Servimax Industrial y Comercial S.A y no encontraron producción del mismo ni rótulos ni envases en el momento de la inspección. Durante el allanamiento descubrieron otros detalles inesperados.

Desde esa empresa Servimax afirmaron que el aceite de la denuncia no se elaboraba desde hacía más de 2 años y que el modelo de botella no coincidía con el que ellos utilizaban ni tampoco el contenido neto. Por otro lado, se investigó la dirección en Ituzaingo 209 y se descubrió que no había ninguna fábrica, sino una vivienda familiar.