Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Francia

MUNDO

Multitudinarias marchas contra las restricciones contra el coronavirus en varios países

Cerca de 100 personas fueron detenidas en París y otras cientos en Nueva Zelanda.

<

Durante el fin de semana se intensificaron las protestas en contra de las restricciones impuestas por el coronavirus en Canadá, Francia y Nueva Zelanda. El domingo, la policía canadiense realizó con éxito un operativo para desalojar y arrestar a camioneros que desde hace días bloqueaban el puente Ambassador, un paso fronterizo clave entre Estados Unidos y Canadá.

Por otro lado, la policía de París mantuvo el domingo un fuerte despliegue, al día siguiente de detener a casi 100 personas durante una gran protesta contra el certificado de vacunación, inspirada en otra de camioneros de Canadá que se expandió ya a otros países, informó Télam.

La protesta en Canadá comenzó a fines de enero en la capital del país, Ottawa, y está motorizada por camioneros que se oponen a tener que vacunarse contra el coronavirus, testearse o aislarse para poder cruzar la frontera con su vecino Estados Unidos.

En Francia, la policía de París tuiteó que mantenía «el dispositivo este domingo» para impedir que los manifestantes, procedentes de todo el país, bloquearan la ciudad en su denominada protesta de «caravanas de la libertad». Unos 300 vehículos con banderas francesas se plantaron en el estacionamiento de un centro comercial en las afueras de Lille, cerca de la frontera con Bélgica.

Algunos policías estaban presentes mientras seguían llegando vehículos. «Iremos a Bruselas para intentar bloquear, para luchar contra esta política de control permanente», manifestó Jean-Pierre Schmit, un desempleado de 58 años de Toulouse, que se movilizó el sábado en París.

Protestas similares hubo en Holanda, Australia y Nueva Zelanda. En este último país, manifestantes antivacunas continuaban el domingo acampando frente a la sede del Parlamento, en Wellington, a pesar del paso de un ciclón con vientos de hasta 130 kilómetros por hora, que causó apagones y evacuaciones en el país.

El viceprimer ministro, Grant Robertson, dijo que había un «elemento triste» en la protesta en la ciudad capital de Wellington, la cual entró el domingo en su sexto día. «Todo neozelandés tiene el derecho de protestar pacíficamente, el problema es que fueron mucho más allá de eso», comentó. La policía detuvo la semana pasada a 122 personas en un intento de terminar la protesta, pero más bien reforzó la determinación de los manifestantes.